Como arriba es abajo…


Una vocecita pepitogrillera me dijo esta mañana: “vuelve a darle un vistazo al libro de X, te aportará claves que necesitas para tus actuales trabajos. Resultó ser cierto, las encontré. Pero de paso me gustaría compartir unas ideas, de esas que llegan a borbotones cuando uno abre las compuertas de la percepción paralela, es la que nos permite leer entre líneas, en los textos, o en la vida. Todo tiene su lectura paralela.

El autor comenta en su libro que mientras iba conduciendo su furgoneta escuchó la voz de un conocido escritor al que entrevistaban en la radio. Éste pintó un cuadro color negro azabache acerca del futuro de la humanidad: agotamiento de recursos, disolución de gobiernos, posibles guerras futuras, amenazas de enfermedades incontrolables, imposición de la ley marcial para mantener el orden, posible pérdida de dos tercios de la población mundial. Y el autor gritó: “No, ese futuro todavía no ha llegado, todavía estamos a tiempo de elegir el resultado”. En la última parte de la entrevista, el escritor recomendaba a los oyentes: “huyan hacia las montañas”, y a los que no tengan los medios para ello, les dijo simplemente: “Que Dios les ayude”.

Y dale alegría a tu cuerpo Macarena…y que no decaiga…

Y el autor se quedó con la idea de que ese era un mensaje para la humanidad y que tenía que esforzarse en transmitir que es posible diseñar el propio futuro, y de hecho lo ha logrado con mucho éxito, y su contribución ha sido de gran utilidad para la comunidad. Sin embargo, quizás no se planteó que las circunstancias también le estaban hablando a él. Debido a la interrelación existente entre lo micro y lo macro. De forma paralela, el agotamiento de recursos bien podría estar diciéndole que su cuerpo está cansado, que necesita recargar las pilas o bien que se está nutriendo de antiguas energías que tienen los días contados. La disolución de gobiernos, podría significar que le toca cambiar las políticas que rigen su entidad humana y quitarles el poder a determinadas tendencias para que otras puedan subir al podio.

Las posibles guerras pueden referirse a luchas intestinas entre una facción de su psique que iza las velas hacia el Este y otra que prefiere poner rumbo al Oeste, lo cual crea cierto agotamiento e impide avanzar. Si la lucha se mantiene durante cierto tiempo sin que la persona sea consciente de ella, existe la posibilidad de que derive en patología. De hecho, la imposición de la ley marcial, ocurre cuando existe un desmadre en el interior, la fuerza de la psique llamada “Marte”, o sea el policía interior, empieza a actuar, y puede que nos inmovilice (con una gripe, un accidente, un problema laboral, una pérdida económica o cualquier circunstancia paralizante) para brindarnos la oportunidad de reflexionar.

Y entonces podría ocurrir que dos tercios..o más, de nuestros propósitos naufragaran, “perecieran” en las aguas de la comprensión, de la toma de conciencia al estilo “Al revés te lo digo para que me entiendas” o al estilo “a la fuerza ahorcan”.

La recomendación final de “huir hacia las montañas”, que sin duda habrán hecho patente muchas personas que ven las cosas desde la inmediatez, podría interpretarse en el sentido de elevar la conciencia, de dirigirse hacia el punto más elevado del ser. Y como último recurso, rezar, conectarse con la divinidad, aunque muchos sigan creyendo que se trata de un señor con barba y mucho poder, que reside en algún lugar indefinido, repartiendo caramelos entre los buenos y carbón entre los malos.

Podemos aplicar el mismo razonamiento a todas las canalizaciones de cariz catastrofista, a las encendidas diatribas de los agoreros del “pocalisis” (prefiero el “muchalisis”), estos mensajes pueden dar que pensar a la comunidad y llevarla a una reflexión, es evidente, pero constituyen ante todo un serio aviso para sus autores.

Y el que avisa no es traidor.

Como bien dice el autor, somos libres de elegir nuestro futuro. Yo elijo construirme un futuro lleno de risas y de color. A buen entendedor…

Soleika Llop

1 comentario:

Oscar Riveros dijo...

Soleika, una vez mas es un privilegio recibir mensajes tan profundos, elevados y tan ciertos, de hecho estoy convencido que todos los que hemos iniciado el camino de la consciencia estamos atravesando ahora exactamente por este momento que relatas. Gracias por compartir, un abrazo almico
Oscar Riveros

Entradas populares