Aprendiendo a sanar un halcón

Parte 2

Esta es la segunda (y última) parte de la extraordinaria sanación espiritual a un halcón realizada por un cetrero profesional utilizando la Alquimia Genética.

Subo de nuevo a la ciudad de cristal y me dirijo a la catedral de los animales donde allí quedé que volvería a mis clases y a ver como evoluciona Titana.
Una vez allí subo a la planta 12 directamente ya que allí es donde está el escorpión-médico del día anterior. Entro y me recibe de una manera muy agradable. Me dice que lo acompañe a su consulta, allí es como entrar en otro mundo. Empuñando al halcón “titana”, él le pregunta directamente que cómo se encuentra. Como ya comenté, en esa habitación-mundo el halcón habla. Titana dice que se está recuperando pero que le duele. En el mundo 3D “titana” ya ha mejorado espectacularmente. Quedando, fascinado por su mejoría mi compañero de trabajo, él más experimentado que yo, preguntándose cómo podía ser esa recuperación, me dijo que tal vez los antibióticos habían hecho efecto más tarde de lo normal. Yo, para mis adentros, me reía. ..

Como a Titana le dolía, de nuevo el médico nos lleva a la sala de operaciones y al entrar en la sala, se transforma en su figura humana y le empieza a revisar las manos al halcón y le dibuja de nuevo las figuras del día anterior. Allí presentes están esos seres en esencia pura inmóviles y sin decir nada. Parecen hablar telepáticamente, de golpe el médico mientras abre la mano y la tibia del halcón me dice que emita luz roja en la zona que él está trabajando para ayudar a reforzar y cerrar heridas, mientras que los otros seres empiezan a emitir unas luces muy potentes de muchos colores que me cuesta describir.

El médico sólo mira sin hacer nada. Tras un rato emitiendo luz, el “humano” empieza a revisar el pie derecho. De golpe en el techo de esa habitación se abre una luz blanca-amarilla y bajan unos seres de vestimenta de color marrón, como los monaguillos. Uno de ellos coge el pie del halcón con sus manos y empieza a emitir unos impulsos de energía super potentes al halcón en sus manos. Yo extrañado por esos seres y de la manera que llegaron allí, le pregunto al médico que quienes son. Me contesta que yo los conozco con el nombre de templarios pero que no son más que maestros ascendidos.

Una vez acaban su trabajo, los seres nos saludan como los monjes, uniendo sus palmas e inclinando el torso en dirección nuestra y desaparecen. El médico me dice que ya está todo hecho y que en mi dimensión eso tardaría entre 2 y 3 días en ser efectivo ya que lo que habíamos sanado eran primero los cuerpos sutiles y después por ende el físico se restablecería de nuevo. Le doy las gracias a ese ser y me dirijo a la planta 16 donde tenía la clase de comunicación animal.

Allí me encuentro a la sirena, que me conduce a una puerta, al entrar hay una silla. Me siento y delante mio se empieza a dibujar el cosmos. La vista me enfoca a diferentes constelaciones, estrellas… y de golpe soy tele transportado a un lugar donde se están impartiendo unas clases. La clase es enorme y al entrar todos me saludan y me aplauden. Me siento y empiezo a mirar a mi alrededor. Todo el mundo es diferente, a mi lado, hay como un ser enano con barba blanca sombrero de copa y un bastón donde se apoya. En cada silla hay seres de muchas maneras y estilos. Animales como personas, la verdad es que cuesta mucho describir esto.

El maestro que explica es gordo y con barba blanca y va vestido de “smoking”. Empieza la clase diciendo:

- Los animales son unos seres menos evolucionados que nosotros. De la misma forma que nosotros tenemos seres que nos ayudan, nosotros tenemos que ayudar a los animales. Todos los animales están conectados a la misma fuente, a la fuente divina, pero cada especie de animal tiene sus espíritus grupo. Para poder hablar con ellos, primero nos tenemos que conectar a su fuente y después a la sub-fuente o espíritus grupo. Yo le pregunto al maestro que si esta conexión se puede hacer de manera consciente o sea en estado de vigilia en mi caso. Me dice que si pero que esto lo aprenderemos otro día en otro nivel. La clase se termina y dice el maestro a todos los presentes que meditemos sobre lo que hoy a expuesto. Le doy las gracias a los presentes y me voy.

Al cabo de 3 días, Titana está completamente recuperada de sus lesiones y ya no hay ni marcas de la infección. Se la ve sana y los vuelos que hace son espectaculares. Yo me quedo con la sensación de haber aprendido una lección que es que los animales también nos hacen descubrir partes nuestras que desconocemos. Ellos, en lo más profundo, sin que nosotros podamos entenderlo, muchas veces nos lo agradecen enormemente.

Iván Jurado

3 comentarios:

angeles dijo...

uauhh! que precioso, ahora se porque te elegí como cetrero de mi halcón (mi mente en una terapia). Mi halcón dijo que tu le ayudarías a ser obediente sin ser sumiso !!
gracias por sanar a tu halcón y adiestrar al mio.
Besos de luz
Ángeles

Anónimo dijo...

Hola Angeles, gracias por tus agradecimientos, pero creo que soy yo el agradecido por elegirme en tu terapia, la verdad es que son seres especiales estos pájaros. Espero que cada persona intente hacer alguna cosa con sus animales "domesticos" porque realmente se sorprenderán de las cosas que nos pueden decir y enseñar. Muchas gracias Soleika!!
Besos!!!

Ivan

Jorge Jiménez dijo...

Iván:
¡Que maravillosa experiencia!
Gracias por compartirlo con todos nosotros que estamos trabajando en nuestra ADN con la Alquimia Genetica y nos permite relacionarnos mejor con todos los reinos de los seres vivos.

Gracias Soleika por compartir en este espacio tan hermosa experiencia y lección a aplicar.

Bendiciones, luz y sabiduría en abundancia.

Jorge

Entradas populares