nació el angelito...

En estos días me he visto obligada a ralentizar el ritmo del blog debido a que he tenido que viajar a Alemania para asistir al parto de mi hija. Desde aquí no tengo acceso fácil a Internet ya que el único ordenador del que disponemos está muy concurrido. Mi hija ha dado a luz en una piscina especial para partos situada en el salón de su casa, asistida por una comadrona, por su marido y por mi...

Ha sido una experiencia difícil de traducir en palabras. Lo más sobresaliente fue la valentía de la parturienta, absolutamente convencida de que parir es el acto más natural el mundo y que por tanto, sobran las anestesias, las frías salas de hospital, los gota a gota. Sobran, entendámonos, cuando el bebé es plenamente deseado, cuando se le espera con una inmensa ilusión, cuando el entorno psicológico de la madre es de total armonía y sintonía con las fuerzas de la naturaleza y consigo misma.

He tenido la ocasión de comprobar, a través de cientos de terapias y de los historiales de cada persona, que la forma en que uno nace determina la manera en que iniciará cualquier experiencia a lo largo de su vida, trátese de un negocio, una relación o un proyecto cualquiera. Por ejemplo, si uno ha nacido con forceps, cualquier cosa que inicie puee costarle un gran esfuerzo, como si una parte de su ser se resistiera. Si uno se sintió rechazado por su madre al nacer, puede quedarle la sensación de que cualquier cosa que emprenda corre el peligro de ser mal recibida.

Sin embargo, un nacimiento traumático no es algo irreversible, es posible reprogramar la psique y co-crear un nuevo alumbramiento. Porque el cerebro no distingue entre lo que ha ocurrido y lo que le proponemos que haya ocurrido. Es algo parecido a las antiguas cintas de cassette, cuando se grababa una nueva música sobre un sonido preliminar, éste quedaba automáticamente borrado. Esto es precisamente lo que se hace en el Taller de sanación del arquetipo Madre, se instala una nueva programación para que cualquier inicio, a partir de aquel momento, se realice desde la armonía y la felicidad.

Pero esta reprogramación ha de realizarse desde la conciencia, teniendo en cuenta que mucho antes de ser concebidos hemos elegido a nuestros padres y a, grosso modo, las experiencias que ellos tenían que proporcionarnos. Por lo tanto, no se trata de demonizar a nadie sino de comprender y asimilar, desde el amor crístico, lo que nos ha sido dado vivir.

Considerando pues que la primera imagen que uno capta al nacer es de suma importancia, tapicé la estancia de velas blancas, en las cuatro esquinas coloqué un ramo de flores de tela muy artístico con bombillitas en su interior, las cuales proporcionaron una iluminación mágica. Llené asimismo la casa de flores frescas. Y por último invoqué a toda la corte celestial, repartí invitaciones gratuitas entre todos los ángeles que estaban de turno ese día –el 14 de julio- y llamé también a todos los gnomos y hadas del bosque colindante y del jardín de la casa.

Practiqué una inducción continua haciéndole repetir a mi hija sin cesar : »Yo soy de goma elástica, la naturaleza me ayuda, todas mis células, de cintura para abajo, son elásticas, son como chicles que se estiran…el bebé va a salir por un tobogán de agua, sin desgarros, sin roturas..todo es natural…yo soy de goma y me dilato». Yo le iba repitiendo también “Estás siendo asistida por un equipo de ángeles a las órdenes del arcángel Gabriel y de Metatrón, tranquila…somos muchos los que te estamos asistiendo. Fuimos repitiendo todo esto durante las contracciones. Mi hija rompió aguas a las 6 am, las contracciones fuertes duraron un par de horas y dio a luz sin apenas desgarrarse, sin necesidad de puntos, sin nada más que su fuerza, su valentía, su arrojo, la mano experta de una comadrona admirable y la inestimable ayuda del papá de la criatura, que estuvo sosteniendo física y moralmente a su mujer en todo momento. Un hombre absotutamente concienciado de su papel y que supo estar a la altura de las circunstancias, comprendiendo que un parto no sólo es un asunto de mujeres, como se nos ha hecho creer hasta ahora.

Y eso se concretizó en un detalle muy hermoso: a mi hija le costaba un poco empujar, estando ya la cabecita fuera, el cuerpo del bebé no acababa de salir, entonces el papá dio una orden contundente y sonora “!empuja ya de una vez!” y con ese grito acabó de salir la criatura. Salió el bebé anfibio, completamente limpio, no hizo falta ni lavarlo. La comadrona lo colocó sobre el pecho de su mamá y esperó unos veinte minutos para el corte del cordón -acto que realizó su padre- esperó a que la sangre dejara de fluir por él. Mi hija comentó que en el agua las contracciones y empujones resultan mucho más fáciles y livianos.

La placenta salió de forma natural, sin apretujones. Recuerdo ahora que una amiga me contó que en el Hospital de la Paz de Madrid se le subieron encima dos enfermeras obesas para hacerle expulsar la placenta, y eso no ocurrió en la Edad Media sino hace tan solo media década, y en el mundo « civilizado ».

Enterramos la placenta debajo de un árbolito que fue comprado el día que mi hija se enteró de su embarazo.

Se me olvidaba comentar que durante las contracciones puse de forma repetitiva la llave tonal de la Madre María (la que utilizo en el Taller). Para el momento del alumbramiento, mi hija eligió la canción principal de la banda sonora de Gladiator. Huelga decir que con todo ese decorado, salió un bebé muy hermoso y muy tranquilo.

Cuando crezca, a cada vez que inicie una experiencia, lo hará de forma luminosa, armoniosa, asistido por todas las fuerzas de la naturaleza y con un perfecto equilibrio de su yin-yang. Es decir, de su fuerza femenina intuitiva,receptora,sensitiva y de su ímpetu masculino,emisor,actuante.

Misión cumplida…

Soleika Llop

10 comentarios:

Manuel dijo...

¡Enhorabuena!
Felicidades, por un nacimiento así.
Y que cunda el ejemplo.

Hace sólo unos días, estando en la isla de El Hierro conocí a una partera, y me habló muchas cosas sobre el acto de nacer.

Y estando allí, una de mis mejores amigas "encargó" su segundo hijo, con una conciencia muy clara, y también quiere un parto así, natural y en agua, y bajo la inteligencia de la naturaleza.

¡Que tiempos tan interesantes vivimos! :)

Adriana dijo...

Hola Soleika, me conmovio muy profundamente leer el relato del nacimiento de tu nietecito, gracias por compartir tan hermosa experiencia.

Anónimo dijo...

MUCHAS FELICIDADES SOLEIKA!! Y GRACIAS POR COMPARTIR CON TODOS NOSOTROS ESTOS MOMENTOS TAN INTIMOS , ESPECIALES Y MAGICOS. DE CORAZON TE LO AGRADECEMOS.

angels dijo...

¡Muchas felicidades! y gracias por compartir una experiencia tan bella, y tan llena de armonía como un parto natural, rodeado de belleza, amor, sabiduría y consciencia.
Enhorabuena y muchas bendiciones!

Pilar dijo...

Enhorabuena:Me ha encantado tu experiencia como abuela de ese precioso bebe,bendecido por los Angeles desde antes de nacer.Que lo disfrutes.

Anónimo dijo...

Hola Soleika! Un montón de felicidades! Qué descripción tan rebonita de un nacimiento!
Sobretodo la preparación del escenario que el bebé encuentra cuando decide salir ya a la vida y separarse de su unión umbilical con su madre, es toda una invitacion a que disfrute de todo lo que experimente, sin traumas, desde la paz, y en la confianza que da el Amor.
Ser de goma, un chicle, qué maravilla! Enhorabuena a la madre!
Enhorabuena al padre!
Qué vuestro júbilo perdure en vuestros corazones!
Mil gracias por compartirnos la intimidad de esos momentos y darnos la contemplación de un nacimiento como acto de Amor y de Unión con lo más Elevado.
Montse.

winnercris dijo...

Mi más sincera enhorabuena.
Felicidades por tan grata y conmovedora experiencia.
Todas mis bendiciones para ese niño q acaba de llegar

Anónimo dijo...

Hola Soleika muchas felicidades por este 1º nieto.Gracias por compartirlo oon nosotr@s.Ese nacimiento tan bien preparado y esperado tiene que reportar sus frutos en un futuro no muy lejano.Un beso de una abuela de 8 nietecitos.Pili

Amón-Ra. dijo...

Hola Soleika, soy Amón-Ra.Ando por las estepas con mi caballo pisando como Atila.Muchos besos al nasciturus y, a toda la famila, madre, padre, abuela y, toda la corte celestial que os acompaño, en la venida a este mundo, de esta bendita criatura.hhiiiiiiiiiii.

Marta dijo...

QUE PRECIOSIDAD TODO!!!
MUCHÍSIMAS FELICIDADES, EN ESPECIAL PARA LA GUAPÍSIMA ABUELA
FUERTE ABRAZO
MARTA

Entradas populares