Las doce capas del ADN, los nombres de Dios

Buceando por la red he encontrado en la siguiente dirección : http://siriaestelar.multiply.com/ un interesantísimo artículo sobre los 72 nombres de Dios, entre los cuales figuran los nombres de las 12 capas del ADN, es decir, Kether Etz Chayim (Árbol de la Vida), Torah E´Ser Sphirot (Programación divina o programación de la ley), Netzah Merkava Eliyahu (Ascensión y activación), Urim Ve Tumim (Recipiente de luz), Aleph Etz Adonai (El Árbol del Aleph, el principio del Señorío), Ehyeh Asher Ehyeh (Yo soy el que Yo soy), Kadumah Elohim (Divinidad revelada), Rochev Ba´a ra´vot (Jinetes de la luz), Shekinah Esh (La llama de la expansión), Va-Yik-Ra (La llamada a la divinidad), Hochmah Micha Halelu (La sabiduría del divino femenino), y El Shadai (Dios). Para su correcta pronunciación, ir a http://www.manantialcaduceo.com.ar/kryon/adn.htm.

Me hizo mucha gracia encontrar este texto porque lo que indica es exactamente lo que estoy haciendo en las Terapias de Alquimia Genética, sin embargo, conviene precisar que para conseguir una curación, no es suficiente con repetir estos nombres, sino que esto sirve, tal y como dice el artículo, para penetrar en planos de conciencia muy implosionados desde los cuales se accede a informaciones valiosas que permiten a la persona comprender sus propios procesos.

Pero luego hay que saber decodificar dicha información, porque aparece casi siempre en idioma metafórico, onírico. Es preciso traducirla e insertarla en la realidad de la persona, provocando una toma de conciencia, lo cual la ayuda a modificar la realidad que está viviendo. Porque, tal y como lo corrobora la física cuántica, observar un fenómeno es perturbarlo, provocar cambios. Dicho de otro modo, cazar, a través de este método, un patrón psicológico tóxico es como pillar a un caco in fraganti, lo obligamos a cambiar de estrategia o a rendirse.

A través de la mencionada Terapia, he podido ampliar de forma notoria los significados de cada Capa del ADN, Kryon se limitó a esbozarlos, supongo que para invitarnos a que investigáramos más a fondo en esta vía. Pienso que es positivo que no nos lo den siempre todo triturado. Ahí va pues este interesante texto:

“Los Nombres sagrados de Dios son un regalo que fue entregado a todos los hombres a través del pueblo hebreo. La vibración que se produce al pronunciarlos en ese idioma en especifico propicia un estado optimo para entrar en estados de conciencia elevados donde podemos incluso recobrar la salud, por muy dañada que esta se encuentre.

La fuerza lumínica que genera la repetición de los nombres sagrados de Dios en el lenguaje Hebreo propicia cambios sustanciales en nuestra cotidianidad. Produce un ajuste en los códigos de información de nuestra estructura molecular y nos acerca más a la fuente central de luz (el reino de Dios).

En nuestras células se encuentra codificado el nombre de dios Yod He Vav He por ejemplo. Al repetirlo todos los días durante tres horas y media personas con enfermedades terminales o incurables para la ciencia medica que conocemos, puede propiciar una recuperación en su salud. Esto debido a que al ejercitar la fuerza de nuestro verbo con la vibración del lenguaje y con nuestra atención centrada en Dios se generan corrientes ultralumínicas que eliminan la entropía ( caos) en nuestras células.

Si eres una persona sana repítelo todos los días 15 minutos y experimentarás procesos de ajuste y adaptación energética con la frecuencia fotónica (energía que llega a nuestro sistema desde Alción, nuestro Sol central). Esta frecuencia requiere ajustes en la vibración que emanamos de nuestro cuerpo para absorber todas las ventajas positivas para nuestra vida.

Si observas en este momento tu vida y notas que te fatigas fácilmente, te falta la respiración, tienes jaquecas continuas, mal humor, quiere decir que no tienes la frecuencia idónea para recibir la carga fotonica positiva que existe en el ambiente. Por eso es importante realizar ejercicio físico, mental y espiritual. Una de estas herramientas es la repetición en conciencia y con la clara intención de que la cualidad que se representa en cada uno de los nombres se genere en ti.

Hazlo con amor, honra su poder y date tiempo. Puedes repetir rondas de 12 veces mínimas de cada nombre y al final de cada repetición di: “Ain soph”, la fuerza del espíritu santo que le da asiento a cada repetición.” (El artículo venía sin firma)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias Soleika, por todo el trabajo de "rata de biblioteca internauta" que haces y que nos facilitas en tu blog. Es un gran agredecimiento el que siento pues siempre encuentro (al igual que todos los que buscan) lo que encuentro en tus articulos. Con amor, Gloria.

maite dijo...

Soleika, eres un SOL. Gracia a tí y a tu ADN por existir. He encontrado tu blog por causalidad. Te voy a seguir diariamente. Me has resumido mucho trabajo, y por este motivo pondré mi tiempo en aplicar tus leccoiones. Recibe muchas vibraciones POSITIVAS de mí parte.

Entradas populares