Una hermosa lección de amor

Ese es otro hermoso relato de Iván Jurado, es una gran lección de amor y respeto hacia nuestros hermanos pequeños (y que a veces más parecen hermanos mayores), los animales.

“Quiero exponer un caso que me enseñó mucho sobre la conexión del mundo animal con sus espíritus grupo. Un día me llamó una amiga contándome que su gata, llamada Martina, estaba tendida en el suelo sin poder moverse. Cuando llegué a su casa, la gata estaba mal, no se movía y no había podido haber sus necesidades, cosa que agravaba la situación. Le dije a mi amiga que me dejara solo con la gata. Martina me confesó tener unos dolores muy fuertes en la zona del vientre. En seguida le consejé a mi amiga que llamara al veterinario...

Cuando éste llegó, dijo que la gata tenía un problema en la vejiga. La tuvieron que sondar para sacar la orina que no podía expulsar. Respecto a su inmovilidad, dijo que se le tenían que hacer radiografías. Yo le comenté a mi amiga que veía algún hueso roto en la parte derecha de la espalda, pero como ya conté, los gatos son muy suyos y no me fiaba mucho de lo que había percibido.

Más tarde fuimos a hacerle unas radiografías y la noticia fue trágica, la gata tenía por la parte derecha la columna seccionada. No se podía hacer nada por ella. Como es normal, la familia quedó muy afectada, la única solución era la eutanasia.

Mi amiga con todo su pesar me preguntó si me podía comunicar con Martina. Había dos opciones: operar al gato, arriesgándose a que quedara paralítico o dormirlo. Nos llevamos a la gata a casa y en soledad y con muchísimo respeto decidí ponerme en contacto con ella.
Un animal tras su partida, necesita unas 24 horas para que toda su esencia, llámese como se quiera, abandone el cuerpo que ha habitado. Ese fue mi diálogo con Martina:

-Hola Martina
- Hola …..
-Tu familia me pide que me ponga en contacto contigo para saber qué quieres hacer, ellos dudan y respetarán tu decisión.
-Mi familia pronto la veré, ellos (la “familia” actual) me han dado todo su amor y me gustaría que se lo transmitieras. Ya era hora de que alguien hiciera un buen puente de comunicación entre vosotros y nosotros. Diles que mi marcha es inminente y que los recordaré siempre, que contenta me iré sabiendo que se me ha consultado qué es lo que quiero hacer, eso si que es respeto.

Yo no podía creerme lo que Martina me decía, era tan profundo… Pronto mis lágrimas empezaron a resbalar por mi cara, mi amiga Martina me dijo…

- Controla tus emociones … o perderemos la conexión.

Le pedí unos momentos para serenarme.

- Continuemos. Has de sabe que todo humano es capaz de comunicar con los animales, que lo único que le pasa es que tiene un pequeño sueño de sus orígenes, nada más, se ha olvidado de quién es.
- Martina necesitarás una manta con todos los colores básicos?
- Si, me será de ayuda para mi marcha.

En los cursos de comunicación animal que realicé, nos contaron que en el momento en que un animal tiene que ser dormido, antes tiene que pasar unas fases y nosotros le podemos ayudar o facilitar su marcha.

1ª Fase: El animal dejará de comer. El cuerpo, al no recibir comida, se empezará a debilitar, es una debilidad necesaria para el paso. La meta es salir del cuerpo y para eso el cuerpo tiene que perder fuerza y debilitarse. En ese momento se le puede ayudar con el color Amarillo, el cual ayuda en este caso a decidir. Si el animal decide seguir ((así me lo confesó Martina), pasará a la siguiente fase.

2ª Fase : El riñón deja de trabajar o baja el nivel, ahí aparecerá una sensación de inquietud y tendremos la sensación que está sufriendo. En ese momento, empieza a soltar endorfinas para liberar el dolor. Este es el momento en el que se da cuenta que se va y se inquieta. Necesita el color azul. El acompañamiento será parecido al de un parto. No podemos hacer nada, solo acompañar. En ese momento, empezará a distanciarse del humano, hay que permitirlo, muchas veces somos nosotros los que ralentizamos el proceso por apego y es perjudicial para el animal.

3ª Fase: El cuerpo recoge toda la energía, parece que le vuelve la vida pero vamos a observar que al igual que en un parto que unas horas antes de empezarlo, nos llenamos de energía, con muchas ganas de hacer cosas. Es un momento necesario para luego poder soltar. Puede ser un momento muy dulce o muy duro, el corazón se fortalece para dar el empujón final. Necesita el color rojo para darle mas fuerza al corazón En estos momentos, se mueve y se puede apartar otra vez de nosotros, es posible que si dormimos con ellos en ese momento, no lo haga más. Empezará a gemir, no hay que intentar tranquilizarlo, lo ideal es gemir con él. Ese gemido es una forma de soltar el cuerpo para que el alma pueda salir.

4ª Fase: Empieza la parada respiratoria y necesita el color verde. Las 4 fases, al igual que un parto, pueden durar unas horas o bien uno o dos días. (En este caso no fue así porque lo dormimos con fármacos) y ahí termina el proceso se suelta y como una crisálida el alma sale al exterior.

5ª Fase: Hemos de esperar unas doce horas ya que aún quedan residuos en su cuerpo y un animal necesita ese tiempo para acabar de soltarse. Lo cogeremos, lo pondremos en su cama o en un lugar recogido. Una vez haya dejado definitivamente el cuerpo, podemos hacer lo que sintamos, a ellos no les importa si los enterramos, si los incineramos ….. Desde la primera fase, es conveniente administrarle esencias florales, Victoria Regia es la más adecuada ya que facilita el proceso. Nosotros necesitamos Rescue en grandes cantidades y ponernos algo de color naranja. Siempre que nos veamos obligados a dormir al animal, debemos decírselo para que se pueda preparar para el transito. Necesitan saber cuánto tiempo tienen para soltar el alma. Es bueno en estos casos esperar una hora aproximadamente entre decírselo y dormirlo. En este caso, preparar una tela con los cinco colores, poner al animal encima durante ese rato y no sedarlo, procurar que esté consciente.

Mis últimas palabras a Martina fueron de amor en estado puro y de gratitud por poder haber hablado con un ser que a mi me conmovió y que como son muy conscientes de sus momentos.
Deja de agradecerme tanto -dijo Martina- yo tendría que agradecerte por lo que haces para mí y mis hermanos, con mi alma me despido de todo corazón y diles que no sufro y que ahora vuelvo a casa muy contenta, que la luz te guíe

Tras esta despedida, envolvimos al gato con una manta con todos los colores y tras una espera prudencial de una hora mas o menos, se llamó al veterinario para que lo durmiera Me quedé con una profunda satisfacción y una gran enseñanza de vida, allí donde estés Martina, ésta fue nuestra breve pero intensa despedida”.

Iván Jurado

5 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias, gracias

Magdala dijo...

Muchas gracias por este aporte , me reconfortó mucho el corazón. Un abrazo grande

Anónimo dijo...

Iván eres Genial,muchas gracias por tús relátos.

pola dijo...

Qué precioso!!

maria dijo...

Gracias por compartir estas experiencias, ya pase por esto y no sabia del ritual de las telas de colores ni de la espera de varias horas para enterrarlos, pero intuitivamente sentia que bombom entendia lo que le deciamos y pudimos despedirnos de ella y con mucha antelacion consultarle nuestras intenciones de la eutanasia. Se que es un ser muy especial y evolucionado que todavia siento y cuando vuelve tiene la capacidad de hacerme sentir la paz de donde se encuentra. Ella sabe que entendi su gran mision de transmitirme su amor incondicional para que aprendiera, por eso le dimos las gracias muchas veces y ella sabe cuanto la amamos.

Entradas populares