Una fecundación cósmica

Esta es una conexión espontánea y repentina que me ha mandado una persona con la que abrí hace pocos días –con la Alquimia Genética- la Capa 5 de su ADN sutil. Ella ha alcanzado la posibilidad de penetrar en su mundo interior sin necesidad de relajaciones ni inducciones previas, es el resultado de un esfuerzo personal en el camino hacia la conciencia. Entre paréntesis, mis comentarios.

“Me pasó algo muy curioso anoche, sólo buscaba relajarme y mira lo que ocurrió, yo aun estoy flipando al recordarlo. Estaba muy cansada y me fui a dormir muy pronto. Pese al cansancio, me encontraba muy agitada físicamente y no paraba de dar vueltas, no hallaba la postura, en fin, haciendo ejercicios de respiración no conseguía mucho. Entonces le pregunté a mi cuerpo físico qué necesitaba y me dijo que le llevara a dar un paseo a un paraje natural. De forma casi instantánea, me vi transportada a orillas del mar en un bonito atardecer...

Dejé que las olas mojaran mis pies y me sentía feliz, a la vez sentí grandes deseos de sumergirme en el mar. Vi al Arcángel Miguel que estaba junto a mí, curiosamente no había realizado la invocación, dejé mi ropa y me zambullí, nadé y buceé hasta encontrarme en alta mar.

Me quedé boca arriba flotando en el agua. Entonces vi la luna llena (su Yo femenino intuitivo estaba muy potenciado) que parecía muy grande por su proximidad. Su luz me enfoca creando un círculo a mi alrededor. Ese haz de luz sirve de vehículo y asciendo hasta ella, curiosamente en ese trayecto me voy haciendo cada vez más pequeña, hasta convertirme en un feto, cuando llego a la luna ya soy simplemente un óvulo (eso es como llegar hasta su esencia primigenia). Comienza a amanecer poco a poco, se empieza a ver el Sol y sus primeros rayos envían hacia la luna una única semilla para fecundar el óvulo.

Comienza la gestación y percibo varias fases lunares durante mi crecimiento, cuando alcanzo el punto de madurez me preparo para mi alumbramiento (está siendo fecundada por una nueva conciencia, por una nueva voluntad). Un foco de luz lunar se proyecta sobre el mar desde donde fui conducida y actúa como canal de parto, justo al posarme comienza a amanecer y siento un abrazo de la luz solar y lunar (eso también representa el equilibrado de su Yin y su Yang, condición sine qua non para que nazca la conciencia).

Paso rápidamente de bebé a la edad madura. Mi apariencia actual no dista mucho de la de antes pero me siento completamente renovada, mejor dicho transmutada. Salgo del mar, ya ha amanecido y sé que empieza otra vida para mi, he descansado como un bebé, ya te contaré cómo se va manifestando esto en 3D (se trata de una hermosa iniciación).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Soleika por comprartirlo, solo puedo decirte que me ha parecido algo muy BELLO. Felicidades....

Besos

Lourdes

Sibila. dijo...

Parece un ejercicio muy bueno que denota que la persona está desarrollando y despertando potencialidades. En principio, me recuerda un poco al concepto de "empowerment" o potenciación de facultades (recuérdese esa facilidad de conexión sin haber realizado la invocación: "parece que está gestándose un ¡prototipo! de personalidad"). ¡No digo nada!.
En sí, a mí me gustaría comentar dos conclusiones desde mi punto de vista sobre este revelador ejercicio.
1. De como se evidencia en esa persona la unión de lo masculino y lo femenino (esta unión de la polaridad la apostilla Solëika muy bien y de modo muy claro) para desarrollar una nueva conciencia o una nueva manera de pensar en la 3D (piénsese que se habla de "iniciación"), vamos...algo así como someter al "Yo" a un "proceso de aprendizaje de nuevos roles": un proceso éste tentativo, difícil, aproximativo, de aprendizaje "ensayo-error" si no se está preparado (Hewit y Turner, y más tarde Blumer -si bien recuerdo- planteaban esto a finales de la década de los años "60" del Siglo XX).
Y para llevar a cabo este proceso mencionado de modo paulatino y progresivo, que yo sepa, hace falta estar muy equilibrado (recuérdese la unión "yin-yang" que argumentaba Solëika).
2. Cuando estaba disfrutando de su lectura, el comentario de acceder a esa nueva concienca, me recordaba, a su vez, a un concepto parecido de Bárbara Brennan en uno de sus libros y que hacía referencia a "reencarnarse en el mismo cuerpo" sin abandonar el cuerpo y consiguientemente, con lo mucho más eficiente que resulta para la persona en sí.
¡No digo nada! ¡Enhorabuena a esa persona! (es una privilegiada).
Gracias.

Entradas populares