La teoría del desdoblamiento Parte I

A raíz de la entrevista de la Vanguardia a Jean Pierre Garnier Malet, he investigado en su web y he encontrado unos vídeos muy interesantes que he traducido para que los lectores del blog puedan beneficiarse de la sapiencia de este hombre. No llama tanto la atención lo que dice –ya que sus palabras reproducen la sabiduría perenne- sino cómo lo dice.

El “doble” al que se refiere no es otro que el Yo Superior, o Yo divino y la posibilidad de comunicar con él es lo que Rafael López Guerrero denomina proceso de negociación cuántica. Alcanzar el umbral König-Guerrero sería lo que Garnier Malet denomina entrar en contacto con nuestra partícula virtual de manera que ésta ordene y dirija nuestros pasos en todo momento...

Es maravilloso constatar que, desde la ciencia, se está volviendo con paso firme a los dominios del espíritu, los opuestos se unen para que al final caigamos en la cuenta de que no existe ni ciencia ni espíritu sino un todo indiferenciado. Publicaré en varios post el contenido de estos vídeos, debido a su extensión. Entre paréntesis, mis comentarios.

El desdoblamiento, ¿Cómo funciona?

Todas las partículas están desdobladas en el espacio, y nosotros, como “sacos” de partículas que somos, también tenemos un doble, lo que pasa es que no lo sabemos. La partícula virtual actúa sobre la partícula real (de la misma forma que el ADN sutil o cuántico actúa sobre el ADN biológico). Todo lo que hacemos está determinado por nuestro doble y nosotros pensamos que actuamos solos. Todas las ideas que tenemos de futuro son la exploración de futuros posibles que buscan la mejor solución y nos llevan a una síntesis de todo ello. Pero como es algo que se realiza fuera del tiempo a velocidades supra lumínicas, no nos acordamos de ello, sólo nos quedamos con la síntesis, que es lo que llamamos la intuición.

Cuando nos colocamos en una brecha temporal y fabricamos en ella un potencial, podemos memorizar este futuro sin vivirlo jamás, entonces se transforma en un pasado con la sensación de haber sido vivido pero nunca lo ha sido. Por tanto, como decía Paul Eluard, el pasado no es más que la memoria del futuro. (Esto me recuerda una frase de Carlos Schabbath: “El pasado del cosmos es nuestro futuro, el futuro del cosmos es nuestro pasado”). Es un futuro que viene del pasado sin haber sido presente. Pasado, presente y futuro son tres tiempos simultáneos y para vivir bien, tienes que saber que eres el que fue, el que es y el que será. Eso es lo que los griegos llamaban la triada.

Pero si no conseguimos memorizar el futuro antes de vivirlo vamos hacia lo desconocido, en el desequilibrio. Y si estamos desequilibrados, nos dirigimos hacia un futuro potencial memorizando otro futuro que no es el nuestro y que actualizaremos en un momento dado. Podemos utilizar las aperturas temporales para cambiar nuestro futuro y vivir bien. (Esto significa que tenemos la posibilidad de saltar las líneas de tiempo, es decir de cambiar la propia realidad -por ejemplo salir de un estado patológico hacia un estado de plena salud o de un estado de problemas económicos a otro de plena abundancia- pero eso implica identificar la línea de tiempo a la que uno desea desplazarse, es decir la realidad que uno desea crear: salud, abundancia, equilibrio emocional.. e implica también cambiar el estado vibratorio -por ejemplo pasar del odio al amor, del resentimiento al perdón etc...- de modo que éste encaje con la realidad elegida y que las acciones que emprendamos sean una expresión de la nueva línea de tiempo.)

En cuanto pensamos algo, la consecuencia ya se está forjando porque dicho pensamiento ocurre en un tiempo imperceptible, el resultado puede ser bueno o malo, dependiendo de lo que hayamos pensado. Si hemos creado algo peligroso, corremos el riesgo de tener que vivirlo (conocí hace años a una mujer que siempre temía ser atacada por un delincuente con un cuchillo y al final eso fue lo que ocurrió). Pero ocurre algo peor que eso, y es que cualquier persona puede actualizar el potencial que hemos creado y entonces seremos responsables del desequilibrio de la persona que lo haga.

Por ejemplo, si pienso en matar a alguien que no me gusta, ya sé que yo no lo hare pero lo pensé, la consecuencia ya se ha fraguado y a lo mejor a miles de Km de aquí alguien está pensando lo mismo, le abre la puerta a ese potencial y comete el crimen, de alguna manera yo seré responsable de ese crimen. (Dicho de otro modo, si emitimos pensamientos o emociones sombríos, éstos serán como una inyección de carburante negro en el egrégor negativo, que es como la estación de gasolina de todos los maleantes del planeta).

Existe un momento privilegiado en el que podemos corregir estos potenciales negativos: la noche. Durante el día, somos máquinas de fabricar potenciales, cada pensamiento crea un potencial. Si fabricas un potencial de 220 voltios, muy bien, podrás enchufar cualquier aparato pero imagina que fabricas un potencial de 1000 vatios, cuando enchufes algún aparato, todo saltará. Lo mismo ocurre con el futuro, si fabricas un potencial que no está hecho para ti, a tu medida, en cuanto te conectes a ese potencial, corres el riesgo de explotar, de ser electrocutado.

¿Qué pasa, es la casualidad, el destino, Dios? No, eres tú mismo, has actualizado lo que has creado. (Esta es una reflexión que hice cuando vi la película “El Secreto”, la cual omite decir que no podemos crear cualquier cosa con este método, primero hemos de consultarlo con nuestro Yo Superior –o doble, como dice G.Malet- sé de una persona que con ese método pidió al universo una moto de gran cilindrada y la obtuvo pero luego no se atrevía a enseñarla a sus amigos por temor a las críticas y envidias, y además le costó mucho poder mantenerla económicamente).
A veces actualizamos un potencial que ha sido fabricado por otras personas.

Tomemos el ejemplo de los murciélagos, que envían ultrasonidos para detectar a los mosquitos que van a comerse o para ver los obstáculos. Imaginemos que a un murciélago le parece que el mosquito de otro murciélago es mejor que el suyo, porque el ego de éste muestra un mosquito de mayor tamaño. Puede que el murciélago 1 se olvide de su propio ego y se precipite contra un árbol que estaba entre él y ese mosquito del murciélago 2, y se rompa la cabeza. Cuando cogemos el ego de los demás, nos equivocamos.

Utilizando el principio del desdoblamiento, podemos decir que todos vivimos utilizando un potencial que no hemos creado sino que ha sido creado por la colectividad, la cual no forzosamente está pensando en nuestra supervivencia. Somos capaces de sobrevivir por nosotros mismos con una condición: hacer intervenir a aquel que nos desdobla en el pasado y que es el maestro de todas nuestras preguntas, es el que nos da las preguntas, nosotros le damos las respuestas (o sea, el Yo Superior). Esas respuestas crean un potencial, y el maestro verifica ese potencial para ver si le conviene o no y ese rol lo ejercita durante la noche, con la condición de que sepamos utilizar nuestra noche (es posible acceder conscientemente a la sabiduría de ese maestro a través de la meditación, o a través de la Alquimia Genética, por ejemplo).

(Continuará...)

4 comentarios:

Sibila. dijo...

Parece que todo esta fascinante teoría del desdoblamiento del tiempo de Garnier Maletn justifica desde su perspectiva de la partícula virtual toda la teoría de los "yos probables" de Jane Roberts, valga decir.
Asimismo, esa consideración de la intuición como síntesis de futuros posibles ayuda a reflexionar... No sé, pero creo que sería también interesante pensar en la consideración de una intuición que viniese de un pasado con la sensación de haber sido vivido pero nunca lo ha sido.
En todo este orden de cosas, al mismo tiempo resulta muy alentador la posibilidad de llegar a cambiar el estado de ánimo (ese equilibrio o desequilibrio mencioando) a través del conocimiento de la memoria del futuro sin vivirlo a través de la brecha temporal fabricando así un potencial... Me recuerda un poco a un concepto del "Lenguaje de Señales" que rezaba "rasgar el tejido conectivo del Universo".
Todo esto es muy interesante. Nada más. Gracias.

Sibila. dijo...

Bien, me veo en el deber y la obligación (consigo mismo) de añadir una glosa o varias a mi exposición anterior.
En ese sentido, cuando Sibila dice o habla de "una intuición que viniese de un pasado con la sensación de haber sido vivido pero nunca lo ha sido", es evidente, como ha dado a entender que, se sitúa en el marco de referencia de los "yos probables".
A este respecto,Jane Roberts plantea el siguiente argumento, a saber: "Cada uno de estos yos probables se considera a sí mismo el yo real, por supuesto, y para cualquiera de ellos vosotros seríais el yo probable, pero gracias a los sentidos internos, todos estos yos probables son conscientes de su parte en la Gestalt".
Yo creo que esto es posible (y esto ya es de mi cosecha) porque sólo identificándote con una determinada forma de pensar de ese pasado que nunca ha sido -ese yo probable-, le estás dando vida y haciéndolo más real y acercándolo todavía más desde su sistema de realidad al tuyo del yo físico... algo así como si "él" se sintiera más valorado, con mejor estado de ánimo y con mayor autoestima y un mejor autoconcepto (¡más vivo!).
¿Y si ese yo probable -cualquiera de ellos- nos viese a nosotros como un "Yo Superior" o de naturaleza cuántica o yo virtual? Bien, ésta fue una buena "intuición" o insight que he tenido esta madrugada, recién enviados los dos previos discursos al Blog de Solëika.
Y para finalizar, apostillar lo siguiente en la misma página de J. Roberts sobre esas intuiciones que vienen del futuro: "... y con frecuencia lo que os parece una inspiración es un pensamiento experimentado pero no hecho realidad de otro yo" (ibíd.)
Espero que se me entienda y comprenda. Nada más.

Anónimo dijo...

Y yo me pregunto, ¿qué tiene de espiritual pretender manipular las ilusiones?... porque todo lo que experimentamos en este mundo, no son más que ilusiones, un sueño del que ya despertamos.

Puesto que las mentes están unidas, somos responsables de cuanto hacemos, decimos o pensamos.

En nuestra realidad espiritual, el tiempo no existe, al igual que el espacio. Todo lo que está haciendo la ciencia no es más que dar vueltas alrededor de algo que no es real... EL MUNDO!!!

Anónimo dijo...

Papá ya decía en su análisis cabalístico que por ejemplo en la ficción, cuando el protagonista repite una y otra vez su papel transgresor, de malo en una película, como le ocurría al pobre JR de Dallas, esa realidad-ficción es absorbida por la personalidad del individuo y acaba adherida a su condición, superponiéndose a otras realidades. Así le ocurrió en su vida personal, acabo igual que el papel de JR. Así que debemos cuidar esas proyecciones porque se convierten en realidad.
Milena

Entradas populares