Teléfono…mi casa

Acabo de recibir un e-mail que me gustaría compartir, es un testimonio impresionante, a la vez que muy hermoso y representativo de todo lo que está ocurriendo en la actualidad. Son muy numerosos los humanos que llevan a lo mejor muchas encarnaciones en la Tierra pero cuyo origen es foráneo, es decir de otros planetas o sistemas. Y es cada vez más frecuente que se realicen intentos de contacto tipo “teléfono…mi casa”.

Podría ser lo que le ocurrió a este chico, que sus colegas de otras dimensiones intentaran conectar con él para ayudarle a recordar quién es, a empoderarse de nuevo y a cumplir con su misión de luz. Se está despertando su Yo crístico, la respuesta de la sociedad ante este tipo de eventos suele ser la de la sedación, el internamiento, los medicamentos. Éstos pueden tener su utilidad en un momento puntual para rebajar la frecuencia cerebral cuando ésta se dispara, lo mismo que una aspirina tiene su utilidad para calmar un dolor de cabeza, pero no es curativa. Es urgente crear cauces para que estas personas puedan expresarse, desarrollar su potencial y aprender a decodificar los mensajes metafóricos que reciben...

Imagino la reacción del psiquiatra al contarle ese chico que podía mover el Sol: creer que su cerebro le estaba jugando una mala pasada. El mensaje era metafórico, el Sol simboliza la sabiduría, la voluntad, la conciencia, el brillo personal, la capacidad de iluminar al entorno, eso era lo que ese chico estaba empezando a mover. Para entenderlo es necesario acudir al lenguaje de los símbolos.

El chico sintió la necesidad de despojarse de lo material, al estilo Francisco de Asis, pero ahí también se requería una traducción, el mensaje que le lanzaban era que a partir de aquel momento su Norte, su meta, no tenía que ser el mundo de la materia y sus múltiples ilusiones (TV, play station, panem et circenses etc…). Pero eso no implica empezar a despojarse de todo lo que uno tiene porque el mundo material es necesario, es el soporte del espíritu y como tal conviene bendecirlo y disfrutar de él todo lo que se pueda, pero a sabiendas de que todas las maravillas que nos ofrece no son más que un pálido reflejo de las riquezas que puede proporcionarnos el mundo del espíritu.

Animo a los lectores que hayan tenido experiencias similares o que las conozcan por referencias a que las cuenten, las publicaré en el blog, traduciré las metáforas y a buen seguro que podrán ser de utilidad a quienes estén pasando por esos mismos trances.

“Hola Soleika, tengo treinta y pocos años y hace un año tuve una experiencia que me cambió la vida. Una noche no podía dormir, miré por la ventana y vi como toda la ciudad se quedó sin luz, totalmente oscura. Recuerdo que caía una lluvia muy suave pero a la vez sentía un temor muy grande. No quité la vista hacia la ventana y vi como una esfera de luz de tamaño grande se posaba en el horizonte. Era una esfera de luz que parecía que me llamaba pero yo sentía mucho miedo. Estuvo ahí como por dos horas y media y al amanecer la luz ya no estaba.

Mi vida cambió después de este suceso. Empecé a tener un comportamiento totalmente diferente y sentía que podía mover al sol, incluso predecir fenómenos o estados anímicos en las personas. Empecé a notar una conexión con la gente y veía como el miedo se fundía en sus ojos. Simplemente "como que lo sabía todo", estaba muy seguro de todo. No tenía miedo a nada y empecé a despojarme de objetos materiales como reloj, gafas, etc, regalaba estas cosas.

Sentía que tenía la fuerza de un Jesús. Al regresar a mi casa de mis padres, ellos notaron este cambio y me metieron con un psiquiatra. Justamente el día en que llegue a casa de mis padres, tuve un altercado con ellos y me salí a la playa. Curiosamente me encontré con dos personas que me pedían ayuda para encontrar un trabajo. Después de una breve conversación, resulto que uno de ellos había tenido una visión y el otro un sueño en donde Jesús pasaba a mi lado. Ellos, según entendí, decidieron ir a buscarme y me encontraron. Dijeron venir de un lugar en donde, por cierto, yo estudié mi universidad.

Nos fuimos a tomar unas cervezas y me dijeron que yo podía hacer lo que quisiera, solo que dejara de vivir en el mundo material. Que ellos sabían quién era yo y que no tuviera miedo a nada. Estas dos personas era una joven como de 25 años y el otro como de 55. Al de 55 años, le faltaban tres dedos, sólo tenía el meñique y el pulgar. Me percaté de esto cuando lo saludé y sentí la falta de dedos en su mano. Después de beber tres cervezas, nos regresamos a la playa caminando, tomé mi carro con ellos y los dejé en la avenida principal. Nos despedimos como personas normales, eso sí, con una sonrisa enorme y ya. Al día siguiente me llevó mi papá a hacer un análisis de sangre y un encefalograma. Todo resulto bien. Me dieron medicamentos incluso me inyectaron y permanecí tres días inconsciente o sedado. Ahora algo me llama, una voz me dice: busca información. Así que he estado comprando libros como El poder del ahora o Buda y simplemente tengo una fijación por cuestiones de cambios de conciencia, 2012, etc.

Siento que algo en mi poco a poco está despertando y me está llenando de paz. Los medicamentos los deje el año pasado, solo a dos meses de haber empezado los suspendí, caí en depresión hasta incluso tuve pensamientos suicidas.

Como te decía, después de estos hechos o pensamientos, leí estos libros y esta información sobre conciencia y estoy seguro que es esto.

Tengo tanto que decir que no sé por dónde empezar, siento que este mundo no me va a comprender.

Algo que también me pasa es que ya no puedo dejar de fingir lo que realmente siento por dentro, esta fuerza enorme de energía. No puedo sacar esta fuerza y mostrarme así físicamente puesto que las personas que me rodean pensaran que estoy loco así que por esto siempre me pongo una máscara para caerle bien a la gente como ella cree que soy.

Muchas gracias por este momento."

2 comentarios:

Xavi dijo...

Hola Soleika:

Hablas de "humanos" refiriéndote tanto a los habitantes de la Tierra como a los de otros planetas o "sistemas". Me debe fallar ya la memoria, pues recordaba haber leído a tu padre refiriéndose a los humanos a los de este sistema solar y sus planetas.

Entonces ¿qué humanos estamos en este 4º Día de manifestación en la ronda... (¡jo, ya se me ha olvidado!), de la que hablan tu padre y Max Heindel? ¿Terrícolas, Jupiterianos, Alphacentaurianos?

Besotes,

Xavi

aura-mist dijo...

hola soleika:
parece que todos los que tenemos un despertar abrupto y que nos cambia la percepcion del mundo y de la vida terminamos contactandote!! te acordas de mi llamado totalmente angustiada y sin saber que me pasaba ni por que te llamaba?, soy luciana, la argnetina que vivia en la puebla de la barca alava, pues nada maja ahora estoy en argnetina, me voy animando a canalizar y no dudo de nada, sobretodo de lo hermosa que es la sicronicidad! y a los que despiertan, que tengan paciencia todo es nuevo. gracias por estar.

Entradas populares