El Misterio de 2012 José Argüelles, Gregg Braden y otros

Primera parte


Esta es la síntesis de un libro que reúne distintas visiones sobre el consabido y cacareado 2012. La idea central es que estamos en los albores de un gigantesco salto evolutivo que nos ha de catapultar hacia la Tierra Prometida, hacia una nueva realidad más risueña. Todo depende de cada uno de nosotros, de que pongamos nuestro granito de arena para la construcción de esta nueva sociedad. Será lo que queramos que sea. Entre paréntesis, mis comentarios.

23.- Si pensamos en los campos magnéticos como una especie de “pegamento” energético, podemos emplear esta metáfora para explicar por qué, en algunas partes del mundo y de nuestro propio país, aceptan el cambio con más lentitud mientras que otros lugares parecen aprovechar la oportunidad para probar cosas nuevas...

24.- Este modelo de “pegamento magnético” sugiere que los lugares con campos magnéticos más fuertes (como Rusia central) están más profundamente atrincherados en la tradición, las ideas y las creencias existentes. Allí donde los campos magnéticos son más débiles (como Israël), ocurre lo contrario: las personas parecen sentirse obligadas a generar cambios.

27.- Las antiguas tradiciones, desde los Vedas hindúes y el calendario hebreo hasta las profecías indígenas de Asia y las Américas sugieren que va a pasar algo muy grande alrededor del 2012. No hay ninguna de esas profecías que afirme incondicionalmente que el mundo acabará en esa fecha. Lo que sí dicen es que l mundo que hemos conocido entrará en un periodo de cambio.

28.- El final del gran ciclo maya, que se produce en el 2012, marca un alineamiento poco frecuente de nuestro planeta y nuestro sistema solar con el centro de nuestra galaxia (que es nuestro núcleo ígneo), cosa que no volverá a ocurrir en los próximos 26.000 años.

30.- El solsticio del 21 de diciembre 2012 se convierte en una poderosa ventana para nuestro emerger colectivo hacia nuestro más elevado potencial. A medida que la fuente de nuestra luz – el Sol – se alinea con el centro de nuestra galaxia, nos preparamos para recibir el mayor de todos los dones: el regalo de nuestro verdadero yo.

35.- Parece que nos dirigimos hacia una singularidad, un término usado por los matemáticos para designar un punto en el que la ecuación se viene abajo y deja de tener significado, las reglas cambian, ocurre algo completamente diferente.

48.- El teólogo Teilhard de Chardin creía que el universo había pasado por grandes etapas evolutivas, empezando por la que llamó la “cosmogénesis”, el nacimiento de la cosmosfera. Luego vino la “geogénesis”, el nacimiento de la Tierra, seguido de la “biogénesis”, el nacimiento de la vida. Con el ser humano llegaron la “noogénesis” y la “noosfera” o esfera del pensamiento. Teilhard predijo que la etapa final, que nos conduciría al punto Omega, sería la “Cristogénesis”, que supondrá el nacimiento de la conciencia crística, no en un individuo sino en el colectivo: el nacimiento espiritual de la humanidad como un todo.

86.- Resulta difícil ser conscientes de que estamos atravesando un rayo generado desde el núcleo galáctico y del que nuestro Sol es el intermediario. La Tierra, como los demás planetas, está pasando a través de él, pero parece tener un significado particular para nuestro globo.

91.- El 2012 estaremos preparados para entrar en la civilización interplanetaria o en la civilización galáctica.

92.- Durante el tiempo en que hemos estado agotando los almacenes energéticos de la nave espacial Tierra, también hemos sucumbido a una visión unidimensional de la realidad.

94.- Existen personas despiertas aquí y allá, esforzándose por hacer que el resto de la gente despierte. Estar despiertos implica que nuestros receptores están abiertos, y eso sólo se puede conseguir con un auténtico cambio de corazón.

95.- En el 2012 estaremos en el mismo punto que estábamos en el año 3113 a.C., aunque en una vuelta superior de la espiral, y eso significa que habrá un nuevo comienzo y que se puede producir un salto evolutivo.

97.- En 2012 nacerá una conciencia cósmica intemporal, haciendo que la humanidad dé el salto a la ciudadanía universal.

103.- Reconoceremos nuestra propia divinidad porque no habrá separación entre la divinidad del Creador y la nuestra. Tenemos todas las razones para creer que el tiempo llegará a su fin puesto que el tiempo es una experiencia producida principalmente por el hemisferio cerebral izquierdo. La experiencia del tiempo existe únicamente en un mundo dominado por el desequilibrio que genera la dualidad. El ego, que fue establecido para navegar en las aguas cambiantes de la mente dualista y mantener un sentido de continuidad individual, simplemente no puede sobrevivir en la frecuencia superior del submundo universal.

104.- El ego fue una herramienta de supervivencia importante pero en un marco de conciencia unitario, pondrá en peligro la supervivencia del individuo. En un submundo dominado por la unidad y la iluminación, se volverá imposible actuar y pensar desde un marco dualista. El conflicto entre la mente dualista y la mente unitaria sólo puede resolverse mediante la muerte del ego. ( En esto difiero, pienso que no se trata de “matar” al ego, lo cual nos seguiría situando en una postura dualista, sino de integrarlo con la conciencia).

105.- Con el fin de la dualidad, el dominio de un alma sobre otra llegará a su fin de manera natural y no habrá necesidad de gobierno (que es como el ego de la nación) para dirigir al pueblo en medio de conflictos de intereses. Cuando esto ocurra, podremos experimentar plenamente la unidad con el todo. (Pienso que dejará de haber un gobierno que dirija, en la sociedad exterior, cuando este gobierno se extinga en la sociedad interior, es decir cuando en nuestra psique unas tendencias dejen de fagocitar o someter a otras. Cuando haya unión y equilibrio en nuestra psique, habrá unión por fuera, por eso la auténtica revolución siempre viene desde dentro).

137.- En el futuro, a medida que estemos más comprometidos unos con otros, es posible que los humanos lleguemos a ser telepáticos.

158.- Tenemos que juntarnos regularmente con tantas personas como podamos para proyectar nuevas imágenes al espacio del que todo viene. Deberíamos hacerlo como si nuestras vidas dependieran de ello, puesto que probablemente es así.

1 comentario:

Marco dijo...

El 21 de Diciembre de 2012 se dibuja en los cielos (y por tanto en nuestro interior) un YOD o "Dedo de Dios", una configuración astral formada por tres planetas, dos en sextil formando quincucio con un tercero, también llamado planeta focal. En este caso los protagonistas son Saturno y Plutón en sextil, ambos en quincucio a Júpiter como planeta focal; los aspectos son totalmente exactos. Un YOD en una carta generalmente se manifiesta como una crisis en la vida que ha de resolverse a través de un cambio de conciencia. Según Eloy Dumón: "El Yod requiere una renuncia al pasado para entrar en una nueva fase de vida". Y Robert Hand aclara: "El Yod contiene el germen de su propia solución". En hebreo, la letra Yod, tiene un valor guemátrico de 10, la perfección, la consumación de algo y el comienzo de otra cosa. YOD es nuestra quintaesencia divina, nuestra porción de cielo interiorizado en nuestra alma. YOD es nuestra unión con la Divinidad.
Un alma abrazo...

Entradas populares