Trampas en el camino de la sanación (1ª parte)

Este texto, en el que Pamela Rose Kribbe canaliza a Jeshua (Jesús), contiene enseñanzas muy profundas acerca del proceso de la sanación, que es mucho más sencillo de lo que comúnmente se cree. Según Jesús, sanar tiene más que ver con una frecuencia de sanación que con habilidades o conocimientos específicos.

Otra idea importante de este texto es que es la habilidad de auto-sanación lo que convierte a una persona en un sanador o trabajador de la luz. Kryon dice lo mismo: que para sanar es preferible estar lo más sano posible. Es evidente que estar totalmente libre de conflictos es muy difícil, por no decir imposible, pero lo cierto es que cuanto más seamos conscientes de nuestros propios procesos, mejor podremos ayudar a quienes necesiten sanarse...

“Ustedes han olvidado que todo el conocimiento y el amor que están buscando, está presente en su propio campo de energía, su propia aura. Sin embargo, todos ustedes han comenzado a contactar la fuente más profunda de luz interior.
Por lo tanto ahora ha llegado a ser apropiado en su sendero de vida asistir a otros - ya sea profesionalmente o no - en su camino interior. Incluso cuando su propio viaje interior aún no ha finalizado, ustedes son capaces, desde un cierto punto en adelante, de compartir con otros sus energías de discernimiento y sabiduría. Todos ustedes se sienten llamados a esto.

Desde el momento en que ustedes asumen sanar o ser un maestro, aparecen un cierto número de trampas en su camino, me gustaría hablarles de ellas. ¿Qué es la sanación? ¿Qué sucede cuando alguien logra ‘estar bien’, ya sea a nivel psicológico, emocional o físico? Lo que sucede es que esta persona es capaz de conectarse, en un nivel más profundo, con su propia luz interior, con quien él o ella realmente son. Esta conexión tiene un efecto sanador en todas las capas del ser, en el nivel psicológico tanto como en los cuerpos físicos y emocionales.

Lo que cada persona busca en un sanador o terapeuta es un espacio energético, en el cual él sea capaz de contactar su propia luz interior. El sanador o terapeuta puede ofrecer este espacio porque él ya ha hecho esta conexión dentro de él mismo. El sanador tiene a su disposición una frecuencia, una frecuencia energética dentro de su ser, la cual tiene la solución para el problema del que busca la sanación.

Ser un sanador o terapeuta significa: llevar la frecuencia energética de la solución en su campo de energía y ofrecerla a alguien más. Esto es lo que es, nada más.
Básicamente, es un proceso que puede tener lugar sin palabras o acciones. Es la propia energía que ustedes tienen como terapeuta o sanador, la que tiene el efecto de sanación.

Es su energía ‘iluminada’, que ustedes ofrecen como un espacio, en el cual algún otro puede contactar su luz interior, su propio centro. Es este contacto interior lo que hace que ocurra la sanación. Toda sanación en realidad es auto-sanación.
Sanar o ayudar, en esencia, no tiene nada que ver con habilidades específicas o con conocimiento específico que pueda ser aprendido de libros o tomando cursos. El poder de sanación no puede ser adquirido a través de algo externo. Se trata de la ‘frecuencia de la solución’ que está presente en su campo de energía como resultado de su propio crecimiento interior y claridad de conciencia.

Con frecuencia esto no está aún completo en todos los aspectos, porque todos ustedes aún están implicados en procesos personales de desarrollo de la conciencia. Sin embargo hay partes en su campo de energía que han llegado a ser tan claros y puros, que pueden tener un efecto sanador en los demás.

Es esencial comprender que este efecto no tiene que ser trabajado. Es el paciente quien decide si asimila o no la frecuencia, si la admite. Es su elección. Ustedes la ofrecen, por quienes son, por ‘estar ahí’ para el otro. No es por las habilidades o conocimiento que hayan aprendido de alguien más, que ustedes sanan, sino puramente por quienes ustedes son, por el camino interior que han seguido. Es especialmente en el terreno de los problemas por los que ustedes mismos han pasado, y por haber sentido las emociones acompañantes en el centro de su ser, que ustedes pueden dar una mano al otro de la mejor forma posible.

Por consiguiente, la auto-sanación, tomar responsabilidad por sus heridas internas y cubrirlas con la luz de su conciencia, sigue siendo muy importante para los trabajadores de la luz. Es la habilidad de auto-sanación lo que los convierte a ustedes en un sanador o trabajador de la luz. Es la frecuencia de la solución en su campo de energía lo que hace posible que los demás encuentren el camino para su propia auto-sanación.

Cuando están tratando a un paciente, ustedes frecuentemente ‘leen’ su energía y le dan información, o ustedes tratan a alguien energéticamente, con energía. Pero el paciente está igualmente ocupado ‘leyendolos’ a ustedes. Exactamente como ustedes están sintiendo su energía, él está, consciente o inconscientemente, absorbiendo su energía. Él de todos modos siente lo que ustedes dicen y lo
que llevan en su ser, en su frecuencia de energía. Es en la lectura que el paciente hace de ustedes que ocurre el quiebro real, cuando siente ahí el espacio que él necesita para reparar el contacto interior con su propio Ser, las palabras y acciones del sanador adquieren una cualidad sanadora. Entonces é pasan a ser el vehículo transportador de luz y amor que el paciente puede llevar hacia el centro de su propia luz y amor.

Cuando hay una intención honesta de ayudar a alguien que viene a ustedes, él está abierto a su energía de tal modo, que puede ser tocado por las partes que son más puras en su propio ser. Estas partes de ustedes no son un resultado de los libros que leyeron o del material que han aprendido; no son meras herramientas o instrumentos. Son el resultado de una alquimia personal, de una transformación personal de la conciencia que lleva su sello único.

Me gustaría enfatizar esto profundamente, ya que parece haber una tendencia entre los trabajadores de la luz (personas quienes, por su naturaleza, sienten un fuerte impulso de ayudar a los demás) de estar siempre buscando un nuevo libro, un nuevo método, una nueva habilidad, que pueda ayudarlos a ser un mejor terapeuta o sanador. ¡La verdadera sanación es tan simple!.

Cuando yo viví en la tierra, algo manaba de mis ojos. Mis ojos mostraban una energía que tenía un efecto sanador inmediato sobre las personas que estaban abiertas a ésta. Esto no era un truco mágico o un efecto especial. Yo estaba en contacto con mi fuente interior de verdad. Yo podía permitir que la luz y el amor divino que eran mi herencia -exactamente como es su herencia- emanaran desde mí hacia otros seres vivos.

Esto tenía un efecto sanador sobre aquellos que estaban verdaderamente abiertos a esto. Lo mismo sucede con ustedes. En este aspecto, ustedes no son diferentes a mí. Todos ustedes han caminado por el sendero interior de libertad y autorrealización, para llegar al mismo punto al cual yo llegué cuando viví en la tierra. Todos ustedes están en el proceso de llegar a ser conscientes del Cristo en ustedes mismos.
La energía Crística es su destino y su meta y ustedes están siempre llegando cada vez más cerca de este destino. Es el Cristo en ustedes quien sana y cura como una consecuencia natural de quien él es. Muy frecuentemente ustedes aún se identifican con el alumno, aquel que se sienta a los pies de un maestro y escucha y pregunta y busca. Pero yo les estoy diciendo a ustedes, que el tiempo de ser un alumno ha terminado. Es hora de que clamen su maestría. Es tiempo de darle al Cristo en ustedes la oportunidad de manifestarse en su realidad diaria, terrestre.”

www.jeshua.net

3 comentarios:

. dijo...

hola! que buena canalizacion que has puesto!, yo hace rato que la habia leido y es muy cierto, y me vi tan reflejada, todas las canalizaciones de la pagina de jeshua son muy fuertes.
Bueno besos y gracias por compartir esta info tan valiosa!

Anónimo dijo...

Muchas gracias soleika por darnos a conocer esta canalización. He llegado así a la página de joshua y estoy impregnándome de su belleza, sabiduría y amor.
Montse.

beatriz dijo...

excelente, a medida que leia la canalizacion, corria una fuerte energia de la cabeza a los pies haciendome recordar lo que somos realmente, cosa que con frecuencia ovidamos dejandonos llevar por los sucesos del diario vivir, por lo cual no debemos de estar alineados permanentemente.

Entradas populares