El Poder Curativo de las Crisis Parte I

Autores del libro: R. Laing, R. Assagioli, J. Kornfield y otros
Ed. Cairos . Parte I

Hará unos tres meses, descubrí, gracias a una conferencia a la que asistí, la obra de Roberto Assagioli, un médico y psiquiatra italiano, el cual llegó a conclusiones que tenían mucho en común con el enfoque junguiano. El interés de su obra se centra en que él prestó una gran atención a la relación entre espiritualidad y desórdenes mentales.

Fue casi contemporáneo de Freud y Jung, sus primeros escritos se remontan al año 1906. Mientras Freud investigaba los bajos fondos de la psique y Jung entreveía el resplandor del destino del hombre tras las sombras de su pasado, Assagioli se aprestaba a conquistar el “átomo permanente” del hombre, describiendo sus contornos e indicando sus formas de acceso, abriendo así una nueva vía a la búsqueda interior de la divinidad...

Assagioli fue particularmente crítico respecto a al desatención y falsa idea de Freud acerca de la dimensión espiritual de la vida humana. Desarrolló un sistema original de terapia llamado “psicosíntesis”, que se basaba en la idea que un individuo está en constante proceso de crecimiento personal, de realizar su potencial oculto.

Me produjo un gran regocijo a la vez que cierta sorpresa descubrir que la psicosíntesis de Assagioli es en muchos puntos un calco de la Terapia de Alquimia Genética (que he creado), lamenté no haberlo conocido antes porque me habría ahorrado muchos esfuerzos de conceptualización, a la hora de definir lo que estoy haciendo.

Me llamó especialmente la atención que el elemento esencial de su terapia fuera el concepto de subpersonalidades, porque es precisamente lo que he estado trabajando, tanto en mis Terapias como en los Talleres de Alquimia Genética, sólo que lo denomino de otra manera. Unas de las tareas de la psicosíntesis es identificar e integrar las subpersonalidades en un conjunto dinámico que funcione armoniosamente, y éste es el principal objetivo de mi trabajo terapéutico. ¿Puede ser que hayamos conectado con la misma emisora?

Quienes se hayan sometido a una Terapia de Alquimia Genética disfrutarán con este resumen porque entenderán mejor sus experiencias espirituales. Y de paso podrán situarlas en un marco conceptual más amplio. El libro comentado no es sólo de Assagioli, sino que es una síntesis de lo que piensan eminentes psicólogos, psiquiatras y maestros espirituales sobre las crisis y sobre la relación entre espiritualidad, locura y curación.

Entre paréntesis, mis propias reflexiones. Lo publico en varias entregas para que la lectura de este resumen sea más liviana.

12.- La psiquiatría tradicional no distingue entre psicosis y misticismo y tiende a tratar todos los estados no ordinarios de conciencia con medicamentos inhibitorios.

31.- El ideograma chino “crisis” representa perfectamente la idea de emergencia espiritual. Está compuesto de dos raíces, una de ellas significa “peligro” y la otra “oportunidad”. Si se comprenden adecuadamente y tratan como etapas difíciles en un proceso de desarrollo natural, las emergencias espirituales pueden producir la curación espontánea de desórdenes emocionales y psicosomáticos diversos, cambios positivos en la personalidad, soluciones a importantes problemas de la vida y una evolución hacia lo que algunos llaman “la conciencia superior”.

39.- Muchas dificultades psicológicas y emocionales son causadas por recuerdos olvidados de acontecimientos traumáticos de la historia personal. Cuando dejamos emerger este tipo de manifestaciones a la conciencia para experimentarlas plenamente, pierden el poder perturbador que ejercen en nuestras vidas y esto ayuda a solventar problemas crónicos psicológicos e incluso físicos. También tienen un enorme impacto curativo directo las experiencias positivas y liberadoras, como la recuperación de recuerdos intrauterinos felices o los sentimientos de unicidad con la naturaleza, las demás personas y lo divino. (Es lo que hago en la Terapia de Alquimia Genética cuando le sugiero a la persona que busque el momento, de todas sus vidas, en que ha sido más feliz, más poderosa o más amada).

40.- A continuación, una lista de las clases más importantes de emergencia espiritual:

1. La crisis chamánica
2. El despertar de la kundalini
3. Experiencias de conciencia unitiva o experiencias “cumbre”
4. Renovación psicológica mediante retorno al centro
5. La crisis de apertura psíquica
6. Experiencias de vidas pasadas
7. Comunicaciones con guías espirituales y canalización
8. Experiencias al borde de la muerte
9. Experiencias de encuentros con ovnis
10. Estados de posesión
(cada uno de estos estados está ampliamente descrito en el libro)

59.- Desarrolló un sistema original de terapia llamado “psicosíntesis”. Fue particularmente crítico respecto a la desatención y falsa idea de Freud acerca de la dimensión espiritual de la vida humana. Al contrario que Freud, que se centraba en los instintos básicos de la naturaleza humana, Assagioli enfatizaba los elementos positivos, creativos y gozosos así como la importancia de la voluntad.

60.- Assagioli distinguía el yo consciente, definido como punto de atención pura, del Yo Superior, que existe además de la conciencia de la mente y del cuerpo. Un elemento esencial de la psicosíntesis es el concepto de subpersonalidades. Según él, la personalidad humana no es un todo unificado y completamente integrado, sino que consiste en muchas subestructuras que poseen una relativa existencia separada y que se alternan en su gobierno de la psique según las circunstancias. Las subpersonalidades más corrientes reflejan los papeles que hemos representado en el pasado o que estamos representando en el presente, como el del niño, el amigo, el amante, el padre, el maestro, el médico o el funcionario. Otras pueden ser héroes de fantasía, figuras mitológicas o incluso animales. Una de las tareas de la psicosíntesis es identificar e integrar dichas subpersonalidades en un conjunto dinámico y armonioso. El proceso de la psicosíntesis implica cuatro estadios consecutivos:

1. La persona descubre algunos elementos de su personalidad que estaban ocultos hasta entonces y los acepta a nivel consciente.
2. Desidentificación: se libera de su influencia psicológica y aprende a controlarlos
3. Descubrimiento del centro psicológico unificador
4. Culminación del proceso de autorrealización e integración de los diversos “yoes” alrededor de un nuevo centro. (Esto es exactamente lo que hago en la Terapia de Alquimia Genética)

61.- El desarrollo espiritual es un arduo y largo viaje a través de territorios extraños llenos de sorpresas, alegrías y belleza, dificultades y también peligros. Implica el despertar de potencialidades hasta entonces dormidas, la apertura de la conciencia a nuevos campos, una drástica transformación de los elementos “normales” de la personalidad y un funcionamiento conforme a una nueva dimensión.

62.- Las experiencias de valores superiores proceden de niveles supraconscientes del ser humano. El Yo superior es el centro unificador del supraconsciente. Las experiencias espirituales pueden limitarse al terreno del supraconsciente o bien incluir la toma de conciencia de este Yo Superior, que gradualmente desemboca en la autorrealización: la identificación del Yo con el Yo Superior. (Assagioli quiere decir que podemos limitarnos a tener una experiencia extrasensorial, de contacto con un guía o con un ser de otra galaxia, o bien una visión repentina, un flash intuitivo etc…o bien, si profundizamos, tenemos la opción de conectar conscientemente y de forma asidua y voluntaria con el núcleo de nuestro ser).

67.- La apertura del canal entre los niveles consciente y supraconsciente, o sea, entre el “yo” y el “Yo superior” y el torrente de luz, energía y gozo que le acompaña, producen una maravillosa liberación.

69.- Atribuir al yo personal las cualidades y poderes del Yo transpersonal o Yo superior conduce a consecuencias absurdas y peligrosas. En términos filosóficos, sería una confusión entre la verdad relativa y la verdad absoluta, o entre los niveles empíricos y los niveles trascendentes de la realidad. Se produce a menudo este tipo de confusión entre las personas que quedan deslumbradas por el contacto con verdades demasiado amplias o energías demasiado poderosas para que sus capacidades mentales puedan captarlas y su personalidad sea capaz de asimilarlas. Estos casos se dan entre seguidores fanáticos de diversos cultos. (Personalmente, pienso que todo el mundo es capaz, potencialmente, de captar y asimilar la luz, y que el problema puede situarse en su cristalización, es decir, en el momento de aplicar a la realidad que uno está viviendo dichos contenidos. Ahí es donde falla mucha gente. Volar por las altas cumbres, cualquiera es capaz de hacerlo en algún momento pero saber insertar estas visiones en la realidad concreta y en el día a día, ese es el reto. Y es lo que diferencia un simple “illumineti” de un ser que trabaja conscientemente con la luz).

70.- También existen casos en los que la irrupción súbita de energías produce un trastorno emocional que se expresa mediante un comportamiento incontrolado, desequilibrado y perturbado. En algunas personas se produce un despertar de percepciones, visiones, voces, escritura automática. Los mensajes pueden ser válidos o carecer de sentido. No se debe atribuir ninguna validez a los que contienen órdenes precisas o exigen una obediencia ciega, ni a los que tienden a exaltar la personalidad del receptor. (He conocido casos de personas que recibieron la orden tajante por parte de un supuesto maestro de otra dimensión de no leer absolutamente nada ni asistir a ningún curso que no esté relacionado con sus enseñanzas. Con lo cual pude comprobar que existen sectas y gurús peligrosos en el Astral).

3 comentarios:

COACH Paco Bailac dijo...

Muy interesante este enfoque sobre el humano....
¿conoces las tertulias del coaching?



pacobailacoach.blogspot.com

astrolabio dijo...

cada crisis es una oportunidad de cambio, de cambio de un aprendizaje realizado, hacia otro nuevo aprendizaje por realizar.

francisco dijo...

Jung, tambien pasaria en alguna medida por el proceso cuando escribio: Toda enfermedad que disocia un mundo constituye al mismo tiempo un proceso de curacion. El proceso de crisis, es como el punto culminante de una gestacion que anuncia los dolores de un parto; un periodo de agotamiento es a la vez un periodo de alumbramiento.
Y a mi me toca la fibra, porque me diagnosticaron psicosis endogena cuando hice el servicio militar, es inevitable que suceda esto, desde mi punto de vista cuando se alimenta de voluntad las dos partes de la personalidad fragmentada y estas se mantienen crispandose una a la otra, hasta que se busca un comprension del fenomeno, y desde esa perspectiva, ya es posible una toma de conciencia y cierta liberacion.

sanchez441@latinmail.com

Entradas populares