Resumen Libro: POR EL ESPIRITU DEL SOL Anne y Daniel Meurois Givaudan Luciérnaga

En este libro (como en toda la obra de Meurois Givaudan) encontraréis auténticos manjares espirituales, servidos en bandeja de plata, es decir, expresados de forma exquisita por sus autores. En cursiva, mis comentarios, en negrita, mis frases preferidas.

23.— Jesús dice: “No temáis que las perlas de la espiritualidad sean mancilladas y dilapidadas pues cada cual recibe las que son visibles a sus ojos. Ha llegado la hora de repartirlas”

25.— Los patriarcas, monarcas y gobernantes son el reflejo de los hombres de su tiempo, son habitados por sus fuerzas y defectos. Siempre hubo y habrá una complicidad entre el timón de un pueblo y la nave que lo representa, son como el cuerpo y el alma. (Montesquieu dijo en su momento que cada pueblo tiene el gobierno que se merece)

32.- Es mejor domar el miedo, no combatirlo sino convertirlo en nuestro aliado aprendiendo qué es. Es simplemente un poco de nosotros mismos, un reflejo inconfesado de nuestra ignorancia. ¿Qué podemos temer, si no es nuestra incapacidad para comprender una situación y admitir su enseñanza? Negarse a reconocer la propia ignorancia es la primera manifestación del inmovilismo, es decir, la máscara de la única muerte que cabe concebir.

39.- Nos incomodan nuestros excrementos físicos pero no los de nuestros cuerpos sutiles, que son mucho más contaminantes.

46.— El mundo de las emociones es el gran maquillador de verdades rotundas, un extraordinario director de orquesta animado por un talento de ilusionista.

48.— El amor—emoción es un regateo: doy para que me den.

51.— El descubrimiento de la alegría no es sino la reconciliación de la personalidad con el conocimiento inmanente.

52.— La flor que debía nacer del cuerpo emocional de la humanidad se llama sensibilidad, por eso era necesario que existieran las emociones, aquí, en la Tierra, la sensibilidad ha florecido como en ningún otro lugar de la galaxia.

54. Una forma de vida que dormita no hace preguntas sobre su letargo.

58.- El mundo no debe ver en Jesús el artífice de un nuevo dogma, el dogma es un universo hermético donde la conciencia respira en un circuito cerrado. El mundo de las ideas muy rara vez es nuestro, nos apropiamos indebidamente su paternidad cuando sólo somos inquilinos momentáneos y engañados.

59.— Dejad de incrustar en vosotros el mecanismo de la creencia, toda creencia lleva en sí el embrión de un error. Creer en Dios porque nos lo han inculcado no significa nada si no hemos sentido en nosotros la realidad divina, tiene que ser una fuerza interior alimentada por nuestra experiencia.

63. Hoy no hay peor prisionero que aquel cuyos pensamientos se dejan moldear por los medios de comunicación.

70.— Para concebir y engendrar la mayor pureza, la creación más luminosa, es necesario haber experimentado la confusión.

74.— Nadie demuestra nada a nadie, las verdades de la vida se infiltran por sí solas en cada hombre en cuanto abre sus puertas.

77.— La única función de una escuela o método de pensamiento es ser un instrumento para que se descubra el ser, cuando se convierte en molde se desarrolla la esclerosis.

78. Mientras la llave que uno propone a los demás sólo se pueda captar en la realidad intelectual, será sólo una imitación.

90.- Si nuestra humanidad dejara de afirmar que es la única central inteligente digna de tal nombre, ya no habría hombres, sino el Hombre.

106.— El contrario no es el enemigo, sino la materialización de lo que una forma de vida no consigue distinguir de sí misma.

107.- Al espíritu le ha sido dado carne y hueso para que pueda aprender quien es.

109.— No hay nada vil en sí en el mundo, todo reside en la mirada que dirigimos a cada cosa. Cuando una verdad es filosófica, es poco más que un plato que uno saborea para olvidarlo al instante

118.— Con demasiada frecuencia, denunciamos a la sombra allí donde hay una luz que trabaja en secreto. Nadie odia a la bajeza sin volverse mezquino.
119.— La exacerbación de la energía sexual actual es uno de los principales signos que por muy desoladores que sean, anuncian el despertar de una gran energía espiritual.

129.— El diablo es una invención de los corazones malheridos que se asfixian bajo su propia esterilidad, tras un montón de orgullo.

137.— Somos el lamento de una ola que, olvidándose de que es todo el océano, choca contra los arrecifes de la incomprensión.

145.— La casualidad es una excusa inventada por quienes ignoran las leyes.

146.- Todos nuestros obstáculos son enfermedades de nuestra memoria.

1 comentario:

Juan Miguel Bueno dijo...

Me gustan muchisimo estos autores. Ahora escriben por separado. Es una lastima que no se hayan traducido al español todos sus libros. Yo, por problemas personales y tambien porque trabajo con practicas de autosanacion, estoy buscando desde hace años uno que se llama "las enfermedades karmicas" y hasta ahora ha sido imposible hacerme con el. Enhorabuena por tu pagina ya la he metido en mis favoritos. Soy pintor, te invito a que entres en mi blog en el que muestro mis cuadros de temátca espiritual: http://eljardindelcorazon.blogspot.com

Entradas populares