Conectando con el Yo angélico

Me gustaría compartir una experiencia profunda, bella y única, en el sentido de que es la primera vez que se da, al menos a través de la Alquimia Genética. Le pedí a la persona – llamémosle Cristina- que hiciera un viaje al pasado (o al futuro) y conectara con el momento en que mejor había aprovechado la energía de uno de sus ángeles de nacimiento (uno puede conocerlos a través de la carta astro-cabalística). Y, presa de una gran emoción, me dijo lo siguiente:

- Me veo a mi misma cuando estaba siendo operada de un trasplante de riñón y de páncreas, estoy por encima de cuerpo, mandándole energía con mis manos de luz.

Cristina conectó con su Yo angélico y se dio cuenta de que había en ella una fuerza capaz de sanarse a sí misma, aunque necesitó pasar por un proceso patológico de cierta envergadura para descubrir esta capacidad innata de sanación. En este caso no viajó a otra vida, sino a unos años antes. Me vienen ahora a la memoria unas palabras de Michael Talbot –de su libro “El Universo Holográfico”- : “En las sociedades primitivas, existen muchas historias de individuos que se convierten en chamanes tras pasar por una enfermedad que puso en peligro su vida y le lanzó de cabeza al más allá”.

Este autor da a entender que los chamanes o sanadores que se niegan a utilizar –por ignorancia, desidia o pereza- su capacidad de sanar acaban enfermando. En las sociedades avanzadas, también existe la llamada “enfermedad de los chamanes”, pero no se le llama de esta manera ni se la asocia a una capacidad de curar. Para entender este proceso, es preciso recurrir a la Astro Cábala. Al nacer, cada uno de los planetas de nuestra carta astral está gobernado por dos fuerzas angélicas (en el caso del Sol, son tres) que nos proporcionan la energía/carburante necesario para que movamos una zona determinada de nuestra vida. Si desperdiciamos esta energía, se transforma en su contrario.

Así se entiende que quienes tienen en su carta angélica un buen número de ángeles sanadores (por ejemplo Sealiah, Melahel, Mumiah, Hahasiah, Anauel, Rochel etc.) si no utilizan su energía para sanar, tengan más posibilidades que otras personas de enfermar. Y más aún si estas personas tienen muy activada la Casa 6 de su carta. Resumiendo, la de Cristina fue una experiencia realmente hermosa y que da mucho que pensar.

Soleika Llop

1 comentario:

Sibila. dijo...

El presente artículo es muy profundo en un doble sentido. Por una parte, otorga una relevancia al tema de la carta astral. Por otra parte, fomenta el motivo de logro en muchos de nosotros hacia una búsqueda de significado de nuestros ángeles más influyentes en el momento del nacimiento y en virtud de nuestras aptitudes y actitudes.
En este sentido, su lectura invita a la reconsideración de una acercamiento a un curso asequible o monografía sobre el tema de los 72 Ángeles o Genios de la Cábala.

Entradas populares