“Consciente Colectivo”

Reproduzco este artículo de Eduardo Borrello porque me parece muy interesante y hermosa esa noción de “consciente colectivo”. Lo he resumido un poco porque era muy largo pero incluye muchas ideas curiosas y muy creativas, aplicables a cualquier país. Teniendo en cuenta además que todos los países son territorios de nuestra psique, porque lo que vivimos en el exterior es lo mismo que se cuece en el interior. Entre paréntesis, mis comentarios.“

Hace unos días, charlando en un grupo muy íntimo de seres queridos, hablábamos de cómo interpretamos las diferentes visiones de cómo co-crear en la Nueva Consciencia, los cambios que cada uno de nosotros espera ver manifestados.Y hablo de co-crear, lo que a mi buen entender, significa: Crear con el Universo; partiendo de la utilización de una de las herramientas más fantásticas que Dios, Padre-Madre nos ha otorgado, y que como niños que dibujan sus primeros palotes en el jardín, estamos aprendiendo a utilizar en nuestra vida diaria...

Hace pocos días la humanidad atestiguó y participó de uno de los hechos más importantes y sorprendentes y que será un hito de la nueva historia que estamos escribiendo a partir de ahora: 33 mineros; 32 chilenos y 1 boliviano salieron ilesos del vientre de la Madre Tierra. Muchos dirán que es un milagro… Así es como lo veo yo

(Lo que me sugiere este hecho –que no tuve tiempo de comentar en su momento- es que lo que salió de las entrañas de nuestra tierra humana y además por un canal que parecía el canal del parto, es el yo crístico (por el número 33), eso es probablemente lo que, entre todos, teníamos que rescata). Pero no un milagro externo a nosotros los humanos. Es un milagro que co-creamos los humanos. Mil millones de personas atentos a este hecho, elegimos otra cosa. Tal vez no todos; pero una parte importante de nosotros decidimos “no comprar” esta vez la tragedia que a los poderes y medios de comunicación les encanta vendernos, cuando no son creados por ellos mismos.

Esta vez, elegimos un resultado diferente. Obviamente, con la ayuda del Padre Cielo y la Madre Tierra, mas la Fe inquebrantable de esos hombres que también eligieron que el milagro estaba en sus manos. Y lo hicieron, contra todos los pronósticos, demostrando que la vida se puede reclamar a cada instante.Pero quiero destacar que este hecho es colectivo. Es un Consciente Colectivo el que lo manifestó. El consciente del pueblo chileno, que ya venía de otras hazañas como golear a la Selección Argentina de fútbol en las eliminatorias para el mundial de Sudáfrica… Hasta hace poco tiempo, en Chile, hacer las cosas “a la chilena” era hacerlas resolviendo sobre la marcha, desprolijamente; con mucha pasión pero poca preparación; zafando y nada más.

Pero el Presidente Piñera, sentó un nuevo significado para hacer las cosas “a la chilena”; ancló el concepto de que a partir de este hecho maravilloso, hacer las cosas “a la chilena” es hacerlas bien; con todos los recaudos y manejando todas las variantes para desembocar en la resolución de un problema de manera exitosa (esa es una forma de crear una nueva programación en la psique colectiva, es un punto a tener en cuenta, basta con que se apunte a ello una masa crítica/crística de personas).

Eso es anclar una nueva Consciencia en el colectivo, no solo de Chile, sino del mundo. Hay mucho para hablar acerca de este hecho; pero lo más importante es saber que se pueden cambiar los viejos patrones, arquetipos; paradigmas; en fin, todo lo que damos por sentado, todo lo que creemos, todo lo que nos dicen que no se puede cambiar…

Mi amigo mejicano, Santiago Pando, hizo su primer película hace 2 años y la presentó en Argentina y en muchos otros países, con un éxito que solo se entiende al comprender la frase que lleva por título: “CREER ES CREAR”. (Es muy interesante saber que solo en español, los verbos Creer y Crear se conjugan de la misma forma en las primeras personas del Presente).El tema de esta película trata de esto; cómo manifestar, concretar en el plano material de 3 dimensiones nuestras creencias. Y Santiago, lo cuenta a través de su propia experiencia personal y de su grupo familiar.Durante miles de años, los poderes regentes de los grupos sociales, religiosos y políticos y aún comerciales, han sabido esto. Algo que había que ocultar para poder controlar…

¿Cómo permitir que los individuos; los grupos sociales, nacionales, étnicos y religiosos supieran la verdad? ¿Que todos, de manera individual o grupal, teníamos el poder de la Co-Creación con el Universo? Se imaginan a millones de personas de este mundo pudiendo crear lo que desean? Si bien es un mecanismo que debe practicarse y cumplir con determinados pasos, no está tan alejado de la construcción de una casa o la escritura de un libro, o de hacer una torta de cumpleaños… Es justamente eso.Lo cierto es que ahora lo sabemos. Y lo sabremos cada día más. Pero fue una pasión amorosa y llena de entusiasmo, la de haber atestiguado el Milagro Chileno, la que me llevó a la propia definición sobre qué quiero co-crear para mi país.

Y puede ser también aplicable a tantos otros países que no logran trascender esos paradigmas y modelos viejos y tóxicos, que los tienen rebotando en el pasado sin darse cuenta que el Presente es lo único que hay. Si no comenzamos a creer y crear un Presente maravilloso, jamás podremos tener paz y armonía.Uno de nosotros señaló que pueden nombrarse varios niveles de co-creación: el individual humano; el familiar; el social nacional, el planetario; el cósmico…El individual se circunscribe a las elecciones y definiciones más próximas a nuestro campo de acción. Elecciones que tienen que ver con quiénes somos en realidad; cual es nuestra tarea aquí en la Tierra y la proyección y manifestación de todo lo que elegimos ser a cada instante; todo el tiempo en el presente.

El familiar atañe a qué modelo elegimos de familia; sea una unión civil y/o ritual del signo que nos sea apropiado de acuerdo con nuestros sistemas de creencias. También si deseamos tener hijos o no; si nuestra familia estará compuesta por amigos y parientes. Pero a lo mejor queremos vivir solos en una montaña o en una isla si esa es nuestra elección.Otro nivel es el social, gregario, nacional, y tiene que ver con el sistema de convenciones al que suscribimos y elegimos pertenecer; respetando una serie de reglas de juego subjetivas que serán las mismas para todos sus integrantes, (en teoría), lo que permitirá una cierta sensación de seguridad, de pertenecía o diría mejor, de afinidad.

En este grupo se encuentran las religiones; las nacionalidades, y como considero que todo se puede elegir, entran en este espacio las etnias, las clases sociales; los partidos políticos y los clubes de fútbol…Luego podemos mencionar nivel el planetario, que incluye nuestra co-creación con la Madre Tierra, sus paisajes, sus océanos, sus montañas y todos los países y seres que la componen: desde las rocas, las ardillas, el agua; los delfines, los pájaros, los árboles; los seres humanos y no humanos; incluyendo a la Luna. Luego viene nuestra consciencia de lo cósmico, que parte de nuestro Sol y sistema solar al macrocosmos que va de nuestra Galaxia y su Sol Central hacia el infinito.

Pero volviendo a la tercera, específicamente la nacional, diría que el aporte de mi creencia y co-creación en este nivel es el de enviar la mayor cantidad de luz a este bendito país; en mi caso a la Argentina; pero todos pueden hacerlo para con su patria de nacimiento o elección. Y este envío de luz significa una definición de lo que deseo aquí y ahora para mi país. Y esa luz dice que quiero que se respeten las convenciones que nuestros antepasados comenzaron definiendo y que hoy, nosotros mismos modelamos de acuerdo con nuestras necesidades, usos y costumbres. Que esas convenciones llamadas “Leyes”, sean puestas en práctica para que nos ayuden a ordenar y a proyectar el rumbo en el que deseamos navegar.

Cuando enviamos luz, estamos despejando la oscuridad sobre todo tipo de hechos. Más temprano que tarde, lo oculto será develado tanto para mí como para nuestros gobernantes; políticos; jueces; legisladores y quienes ostentan el poder, aun desde las sombras. Podemos co-crear que esto sea con el menor daño posible, con la mayor armonía; aunque en algunos casos, la resistencia que pueden oponer algunos de aquellos sobre los cuales la luz haga mella, determinará, no el castigo como se solía aplicar en la Vieja Energía, sino el acto de justicia que disponga de los que corresponda, a ser despojados del poder y conducidos a lugares limpios y sanos de meditación y reflexión.

Allí, serán bien tratados y sanados por voluntarios responsables y sabios, que los ayuden a retornar a sus propios centros y volver así a una vida apacible, armónica y feliz. Esto no solo es aplicable a nuestros gobernantes corruptos, sino con los que no se respeten a sí mismos como partes de la unidad que somos todos.Como sabemos, las cárceles no son la solución a ningún problema; son solo la alfombra donde ocultamos la tierra de comedor…Para concluir, creo que la Co-Creación del Consciente Colectivo Argentino y de muchos otros pueblos es posible. Está aquí, ya, ahora. El Milagro Argentino está en nuestras manos. Solo debemos definirlo, visualizarlo, iluminarlo desde lo más profundo de nuestro corazón y soltarlo; entregarlo al espíritu, porque solo el espíritu nos lo devolverá manifestado, como prueba de nuestra co-creación.

Cuantos más lo creamos (de creer), más lo creamos (de crear).Deseo de corazón poder contribuir con estas letras, que son parte de una conversación real, a que el Milagro Argentino sea. A que podamos hacer cosas “a la Argentina” y que eso no sea motivo de vergüenza, sino una frase elogiosa para otros países, para otros Conscientes Colectivos.Así termina una charla, en una noche apacible, de un grupo de amigos, en una heladería de Montevideo, el 20 del 10 de 2010.

En la Luz, Eduardo Borrello”.

2 comentarios:

ana dijo...

me ha recordado a la sonrisa que provocó en mí , escuchar ayer en el telediario ( casualmente !!), que segun el instituto internacional de corrupción , Haití había pasado de ser de color rojo , a naranja casi amarillo ( menos corrupto ), aún existiendo tanta catástrofe y manipulación por sobrevivir.....y yo , que ahora estoy más despierta que nunca , entendí el sacrificio del pueblo de Haití por abrir conciencia a todos y el envío de luz que despertó en todo el planeta.
GRACIAS POR AYUDARME A COMPONER MI PUZZLE , SOLEIKA ! TE QUIERO,ANA

Sibila. dijo...

Yo lo único que me gustaría aportar, son algunas cosas a este respecto.
Yo creo que es bueno ser consciente de que los valores humanos van cambiando con los tiempos, es decir, la conciencia es algo cambiante.
A su vez, yo creo que el hombre en su naturaleza es innatamente bueno (esto no quiere decir que siempre tienda a lo positivo sino que ha de haber un equilibrio en su juicios).
También creo que es verdad un planteamiento que leí en un estupendo libro de Mary Sol Olba: "Si tú cambias, el mundo cambia".
El artículo invita a ver los hechos externos en correlación con el mundo interior. Tiene razón Solëika.
Finalmente, del artículo se desprende cómo ha sido capaz de evolucionar para mejor... ¡tanto la conciencia chilena, argentina como haitiana!¡Hay que ver!
Seguramente que sus equivalentes "homeomórficos" a nivel del mundo interior tienen que o deben estar celebrándolo ¡a lo grande! en la Ciudad de Cristal o Nueva Jerusalén (conciencia láser).
¡No,si ya decía yo...!

Entradas populares