El programa profundo

Hemos visto en un artículo reciente que la energía del Portal 10.10.10 nos facilitará el acceso a nuestra verdadera vocación y nos llevará a alejarnos de aquellas actividades que nada tienen que ver con nuestro programa profundo.

Como siempre, tenemos dos opciones: dirigirnos conscientemente hacia la realización de ese potencial o (en caso que no lo hayamos desarrollado) dejar que las circunstancias sean las que nos hagan saber que aquello a lo que nos dedicamos a lo mejor no es lo que está contentando a nuestra alma. Podrían hacerlo por ejemplo a través de una crisis profesional.

Pero ¿cómo averiguar cuál es ese potencial intrínseco que traemos de serie, al nacer? Hay diversas formas de hacerlo. Una de ellas es a través de lo que Maribel Bermúdez denomina “los mensajes de la vida”, es decir observando nuestra trayectoria, nuestras circunstancias, el historial familiar, aquello que la gente busca en nosotros. Por ejemplo, si analizo mi propio caso, queda bastante claro que mi vocación tenía que ver con la sanación, del cuerpo o de la mente.

En efecto, los familiares con los que más contacto mantuve durante mi infancia y parte de mi adolescencia fueron –por vía materna- una abuela experta y diplomada en quiromasaje, fitoterapia, herboristería y nutrición. Era además enfermera y se pasaba horas y horas hablándome de la anatomía humana, que conocía al dedillo, y de los efectos que cada alimento o sustancia química producía en nuestro organismo. Lo mismo hacía mi abuelo, que además era farmacéutico y alquimista y experto en aromaterapia, preparaba todo tipo de cremas, ungüentos, pócimas, jarabes, colonias y esencias que constituían un increíble botiquín para paliar o prevenir –entre otras muchas cosas- problemas de la piel o de las vías respiratorias. Ambos eran vegetarianos y arduos defensores y conocedores de la medicina natural en todas sus vertientes.

Uno de mis tíos maternos era médico, su mujer es psicoanalista y el hijo de ambos, mi primo, es psiquiatra especializado en hipnosis clínica. Mis padres eran astrólogos, escritores y grandes estudiosos de la Kábala. Mi familia paterna no tiene relación con el mundo de la sanación (mi abuelo paterno era impresor) pero tuve poco contacto con ellos, más que nada debido a las distancias ya que vivíamos en distintos países.

Heredé de mis abuelos maternos un gran número de libros sobre alimentación y medicina natural y cuando se murieron, durante un tiempo tomé el relevo y sin que yo me lo propusiera conscientemente, empecé a dar a las personas de mi entorno todo tipo de consejos sobre estos temas. La gente, de forma automática, sin saber nada de mí, me preguntaba sobre temas de salud. Al salir de la adolescencia, empecé a decantarme más por la astrocábala, la herencia de mis padres pasó a tener más protagonismo que la de mis abuelos.

Sin embargo, seguía estando relacionada con la salud. Por tanto estaba bastante definida la trayectoria que la vida me proponía.Existe otra forma de averiguar cuál es el programa de base, y es a través de la Astrocábala, una técnica que fue creada, impulsada y divulgada por mi padre, y gracias a la cual uno puede saber cuáles son sus ángeles de nacimiento. Cada planeta está regido por dos fuerzas angélicas, y el Sol tiene tres, un ángel físico, un ángel emocional y uno mental. Dichos ángeles forman parte de un grupo de setenta y dos y rigen de cinco en cinco grados los trescientos sesenta grados del Zodíaco.

Cada uno de ellos promueve un programa de actuación, todos los ángeles de nacimiento de una persona constituyen lo que podríamos llamar la “carrera” que ha elegido cursar en la presente vida, es su programa profundo. Pues bien, el ángel físico de mi Sol es Melahel, en su programa habla de tener un gran conocimiento sobre plantas medicinales y de sanar a través de métodos naturales. Y un buen número de mis ángeles de nacimiento está relacionado con la sanación. Sea cual sea el camino que elija para averiguar cuál es mi programa profundo -los mensajes de la vida o la astrocábala- llego a las mismas conclusiones.

La meditación o una buena canalización son otras maneras de acceder a esta información, pero no son tan precisas como la astrocábala. A cada persona le corresponde elegir el método que prefiera, pero lo que parece claro es que la activación del Portal 10.10.10 nos invitará a ser coherentes con nosotros mismos y a seguir la vía que nuestra alma nos ha trazado.

Causalmente –como siempre- mientras daba los últimos toques a este artículo, me llegó un texto de María Magdalena, canalizado por Michelle Eloff, que se refiere aunque con otras palabras, a este mismo proceso:

“Ahora la energía se ha acelerado, se ha elevado a otro nivel de penetración así cada uno de ustedes puede llegar a entender y darse cuenta de eso que ya no les sirve mas. Por muchos años hemos estado hablando de eso que no les sirve mas, algunos han dicho que no saben que es lo que no les sirve, por lo tanto, les explicaremos y de hecho es un simple proceso.

Cada aspecto de vuestra vida que no fluye con suavidad, cada aspecto de vuestra vida que os desafía, sostiene una llave con respecto a este particular aspecto de consciencia que no os sirve, por lo tanto es un tiempo de reevaluar vuestros sistemas de creencias, vuestras actitudes, vuestras filosofías de vida con el fin de descubrir la verdad que verdaderamente os motiva. A veces la verdad que os motiva puede muy bien ser una ilusión, pero en el momento de reconocer que es una ilusión se os abre un pasaje para que tengáis una nueva oportunidad de iluminación, por lo tanto dar nacimiento a una filosofía más realista en relación a cómo el Padre/Madre/Dios interactúa a través de varias estructuras dentro de la naturaleza”.


Soleika Llop

4 comentarios:

Bhiksha dijo...

Me parece muy interesante y ya estoy pensando en mi historia familiar y también en mis ángeles, aunque sinceramente sigo sin entender. Pero meditaré en ello.
Un abrazo.

Bhiksha dijo...

Sin duda un texto muy instructivo. A mí me cuesta mucho entender mi misión porque aunque veo coincidencias no sé si son importantes y no las sé interpretar. Los ángeles son muy variados y no los logro unificar. Estoy en ello.
Saludos

Joan dijo...

Encuentro curioso que en estos momentos el gobierno de España se plantee cursos de reciclaje masivos para todas aquellas personas que se encuentran en situación de paro. Es como estar diciendo, el camino que llevas no es el que el alma desea, tal y como planteas en el artículo, interésate por otros campos; y curioso también ver cómo mucha gente se opone...

Bhiksha dijo...

Por fin lo he entendido.
No era casual que sea por "casualidad" correctora de críticas de cine en una web ni correctora online de cursos en mi antiguo trabajo.
Me ha ayudado a verlo el arbol de la vida con un Gheburah cargadísimo y un Hod también majo. Estoy corrigiendo y el caso es que corrijo a otros...Supongo que corrigiendo se corrige. Estoy aprendiendo a ser justa y no tan flexible como hasta ahora que mi filosofia era el todo vale, y no, todo no vale, hay unas normas superiores y tengo que meditar mucho sobre esto.
Un abrazo y mil gracias.

Entradas populares