Uniendo la psique

Este es un ejercicio de Alquimia Genética en el que la persona ha estado explorando (desde su casa, ya que conmigo sólo trabajó la 7.1, le quedan por hacer todos los niveles de la 7 hasta la 7.12 ) la Capa 7.3 de su ADN. Ahí se sitúan los siguientes contenidos: la madurez psicología ligada al manejo del pensamiento, de la lógica, la razón, la capacidad de comunicar. La capacidad de conectar con otras dimensiones del pensamiento. Capacidad de reconocer el propio valor. La búsqueda de un equilibrio, de una unidad de criterios en relación con el mundo de la mente concreta. La búsqueda de la pareja a través de una unión de criterios, del compartir unas ideas, de las inquietudes intelectuales...

Todo lo que esta persona ha vivido a través de este ejercicio meditativo tiene relación con los contenidos mencionados. Vemos que su psique estaba dividida, en lo relativo a lo de la Capa 7.3. Una parte se encontraba en la Tierra –la parte práctica, pragmática, la del día a día- y la otra en una nave extraterrestre que poseía un nivel técnico muy avanzado, pero ambos no estaban conectados. Por lo tanto, en esa búsqueda de equilibrio, en la búsqueda de una pareja a través de una unión de criterios etc… esta persona pensaba cosas muy avanzadas, tenía criterios muy elevados pero eso no se reflejaba en sus actos, porque no estaban conectada la parte de arriba con la de abajo. A través de este maravilloso ejercicio, se ha realizado esta conexión y se han unido estas partes de su psique.

Lo más curioso, y a la vez revelador, es que en el tema astral de esta persona, la 7.3 (contando 3 desde la Casa 7) se encuentra en un signo cuyo planeta regente está bajo la influencia del ángel Haiaiel (71), el que se ocupa –entre otras cosas- de promover la unidad. Entre paréntesis, mis comentarios.

“Lo primero que he visto es que estaba en el puente de mando de una nave. He mirado y he visto la Tierra (la Tierra, en términos simbólicos, es la tierra humana, es decir, la realidad de la persona). Era una nave muy grande, estaba en el espacio y volvía a casa (eso significa que en lo relativo a los contenidos de la 7.3, esta persona estaba un poco colgada, como alejada de la realidad y ahora está empezando a aterrizar). Estaba allí solo pensando si regresar o no. Mi pueblo estaba abajo en la tierra en una zona de América del sur, gente que vivía en el bosque vestidos de túnica. Avanzados en las ciencias (o sea que en esta estancia psíquica hay mucho avance, hay madurez). Y por otro lado estaba todo mi pueblo que había venido conmigo de exploración. Grandes técnicos y viajeros.

He decidido que iba a bajar a la Tierra con toda mi tripulación porque ellos me seguirían donde fuera. Todo esto ya de entrada era muy emocionante. Después de tanto tiempo volver y que podría poner en práctica todo lo aprendido (eso indica que está volviendo a activar esta parte de su psique, a la que había tenido un tanto dejada de lado). Había sido también una expedición de muchas luchas (luchas interiores, entre distintas tendencias). Y solo quedaba alguien que sabía que no podría venir conmigo a la Tierra. Era un viejo guerrero. Mi mano derecha en las batallas.

Alguien que me hacía llorar al pensar que tenía que separarme de él. Un viejo guerrero que amaba la violencia y que me ha confesado que era como una droga. Y no una violencia de fuera, eso hacía tiempo que no lo hacía, si no una violencia interior. Luchas y luchas. La despedida ha sido tremendamente emocionante. (De esta forma, ha despedido una vieja tendencia que le llevaba a elaborar estrategias de autosabotaje, en lo referido a la 7.3). Le dije que me despedía de él con mucho amor y mucho agradecimiento.

Después de esta vivencia tan intensa he recitado el nombre hebreo de la Capa 7. Ahora viene el momento en el que he descendido. La nave espacial era inmensa y se ha colocado en la selva donde vivía mi pueblo en la Tierra. Lo maravilloso es que las dos materias coexistían a la vez (Se trata de una hermosa reunión de dos partes muy diferenciadas de la psique y que hasta ahora habían estado muy alejadas la una de la otra, una correspondía a los chakras superiores, la otra a los inferiores). Dos espacios superpuestos y la gente de los dos espacios podían disfrutar de las dos cosas. Era como si la nave espacial estuviese semi-enterrada (los criterios elevados podrán empezar a manifestarse en 3D). En seguida la gente de los dos sitios ha empezado a disfrutar del espacio del otro. He notado la tierra después de tanto tiempo y los olores y las plantas. Y a su vez los de la Tierra han podido ver los adelantos técnicos de la nave. (Eso es como traer el cielo a la tierra).

Entonces he ido a ver a una mujer que se ha encargado de llevar los asuntos de mi pueblo en la Tierra. Hemos empezado una ceremonia muy especial. Han venido a estar presentes Nefertiti, Metraton, y Akenathon. También el Arcángel, Maria y Jesús. Hemos ido recitando una serie de frases y a medida que las pronunciábamos nos íbamos uniendo. Una unión total en un solo ser. Recuerdo que una de las frases que recitábamos en la ceremonia era que el amor nos hará fuertes. Y que ahora aunque la nave despegara, la Tierra continuaría dentro de su espacio y viceversa. Ha sido una ceremonia en la que he estado mucho tiempo y me he sentido muy feliz.

Al entrar en la sala de cristal con los doce Jefes de mis doce Capas, me he sentido muy a gusto y el jefe 7 me ha dicho que estaba contento y que siguiera trabajando y que cuanto más a menudo mejor.”

Soleika Llop
http://abriendoconciencia.blogspot.com

1 comentario:

Jorge Jiménez Garavito dijo...

Soleika, gracias por compartir esta sesión, sumamente interesante e inspiradora.
A trabajar!
Besos lumínicos y almabrazos,
Jorge

Entradas populares