Magia Crística en acción

Hoy he recibido el mejor de los regalos: un ejercicio de Alquimia Genética que me demuestra, una vez más, que éste es un método realmente eficaz para la exploración de la conciencia. Recuerdo, para quienes no estén familiarizados con esta cuestión, que cada Capa del ADN consta de 12 niveles.

Yo abro con el interesado/a el primer nivel de la Capa, es decir la 1.1 y luego la persona, desde su casa, ha de ir explorando la 1.2, 1.3,1.4 y así hasta alcanzar la 1.12. Todo ello le aportará una visión panorámica muy profunda de todo lo que ocurre en la Capa correspondiente, es algo parecido a un scanner muy preciso de una zona de la psique. Pero además de esto, se produce una acción sanadora muy intensa, por cuanto la persona toma conciencia de sus movidas interiores. ..

A través de la Alquimia Genética el aura se expande, las neuronas se regeneran y fortalecen, se crean entre ellas nuevas sinapsis (contactos), se refuerza también el cuerpo de luz, se rejuvenece, florece la pituitaria y además uno aprende a pensar por sí mismo. A continuación, el regalazo anunciado. Entre paréntesis, mis comentarios.

“Mi mente/ego representado por una gacela.

Mi intuición representada por la serpiente dorada del conocimiento, la Kundalini, que para mí es toda una hazaña, recuerda que le tenía FOBIA a los ofidios!!!

Mi guía en esta ocasión fue Jesús el Cristo.

Pueblo celular: De repente nos vimos caminando en medio de un mercado árabe, luego supimos que estábamos en Fez, Marruecos. Era un parque de diversiones para mis sentidos, colores, sabores, olores, sonidos, todo a la vez! (O sea que en esa área, que tiene que ver con las iniciativas que uno toma para promover la creatividad, la capacidad de enseñar, el ocio y para alimentar al niño interior, hay mucho alimento para los sentidos). Pedimos hablar con el jefe de los comerciantes y nos expresa su preocupación por el resultado no muy satisfactorio de las ventas (eso tal vez indica que esa área puede dar mucho más de sí). La generación de dinero del mercado sirve para suplir las necesidades de su pueblo como la educación, la salud, el bienestar, el suministro de las mercaderías, etc.

El año 2009 no había sido muy bueno, sin embargo, después que nos sentamos a hacer números, vimos que no habían incurrido en perdida, sino que tenían una ganancia pequeña (es decir que ha ganado pocos valores, le ha dedicado poca energía a los contenidos de esta Capa). El temor era la saturación del mercado, así que le aconsejamos que pensara en expandir sus productos a otros mercados de exportación… (se trataría pues de exportar esa creatividad pero también esa capacidad de gozar, de disfrutar, de enseñar etc…a otras áreas de su psique. Eso también -dado que el mensaje siempre es multidimensional- significaría que ha de enseñar lo que sabe, abarcar zonas más amplias, difundir.

Pregunté si había algún disidente en el pueblo, y me llevo a su líder espiritual. La queja que tenía era el materialismo en el que vivían los habitantes de su pueblo (Eso está claro, no necesita interpretación). Le preocupaba la valoración que le daban a las cosas y dejaban de lado la intuición o la conexión con su ser, su alma, su espíritu. Así que empezamos a ver de qué manera podría cambiarse el mensaje, no tan aferrado a los dogmas o conductas o ritos, sino que el mensaje de la espiritualidad pudiese ser incorporado al día a día de las personas (es decir, de su pueblo celular, ante todo).

Así que le sugerimos que además de hablar con los líderes de cada tribu (que son partes de su psique) o casta, hablase con las mujeres y los niños. Y tuviese un mensaje para cada uno, en un lenguaje que pudiera ser inteligible o comprendido por cada grupo. A los líderes del comercio orientarlos a que el éxito de sus ventas se debía a una voluntad divina o superior que velaba por la prosperidad de sus hijos en la tierra, a las mujeres hablarles de su rol como fuente de amor y soporte para la unidad familiar y unidad del pueblo o nación y a los niños destacarles la importancia de su salud, juegos, protección y respecto provenían de una fuerza especial que ellos podían cultivar llamada amor. (Ahí tenemos un mensaje muy hermoso y profundo) .

El líder espiritual nos agradeció las sugerencias y antes de irse nos pidió una bendición para poder compartirla con los jefes de las tribus o castas. Le dimos luz y esperanza y nos despedimos de él, así como de todo el pueblo celular. Pronuncié el decreto para sellar esta nueva realidad sanadora y le pedí al Jefe de mi capa 1 que se hiciera presente.

Segundo escenario: (Tras haber pronunciado 9 veces el nombre hebreo de la Capa) Junto con Jesús el Cristo y el Jefe de mi capa 1 nos dirijimos a otra realidad o dimensión. Era como una realidad virtual, muy similar a los hologramas, me dijeron que íbamos a viajar por la fuente de la vida, de la existencia. Yo sabía dentro de mí que tenía que hurgar o bajar a lugares donde no me gusta ir, pero que son necesarios visitar para transmutarlos.

Hicimos una especie de viaje estelar, y de repente llegamos a este espacio o dimensión donde no existe nada, de repente todo se volvió oscuro (eso suele ocurrir cuando se cambia de dimensión, es como pasar por el túnel del tiempo), negro y no había nada, era el lugar primigenio donde todo comienza, como si fuera la casa del caos, un caos sereno. De repente sentí la voz o presencia del Jefe de mi capa 1 que me decía: “Ahora vas a pronunciar o pensar en todo aquello que deseas cambiar en ti, en este lugar se transmuta y vas a ver como se materializa ante ti”. Jesús, el guía, me hizo sentir confianza.

Así que lo primero que pensé o dije fue: ¡ Qué miedo! Y de repente sentí que dentro de mi había un movimiento brusco, un temblor que me arrancaba una energía densa y oscura, pesada, que al salir a este espacio o dimensión se tornaba en una luz hermosa, con una forma de rejilla plateada y dorada, simultáneamente sentía o escuchaba el valor opuesto al miedo: CONFIANZA Y SEGURIDAD! Luego esa luz se convertía en una circunferencia o bola y luego en una estrella o planeta y salía a ubicarse en su propia orbita.

Entonces entendí que me estaban dando la oportunidad de crear mi propio Universo, en donde yo iba a ser el regente (eso implica hallar su propia libertad) . El líder espiritual, la fuente de vida, el responsable por la existencia de ese espacio o dimensión. Era un ejercicio o dinámica para hacer una limpieza de mí, remover odios, rencores, desarmonía, desequilibrio, etc.

Dije carencia y escuche ABUNDANCIA, igual, la rejilla luminosa, luego la circunferencia y finalmente estrella o planeta y a su órbita. Tristeza, FELICIDAD; desamor, AMOR; desinterés, PASION; debilidad, FUERZA; ignorancia, SABIDURIA; y así sucesivamente fueron desapareciendo de mi ser los pesos y rollos o karma de esta vida y de otras, el Universo o galaxia creada era muy brillante y todo giraba en una dimensión que yo la contenía. .( eso es pura magia crística)

El mensaje final fue: “prepárate para conducir a los seres que van a vivir en tu universo en perfecta unidad (ante todo se trata de conducir a todo su pueblo celular). El día está cerca. Yo me quedé estupefacto, sin entender mucho, pero con una clara visión de esta galaxia o dimensión planetaria y con una sensación etérea, armoniosa, equilibrada y fuente de vida, una cosa rarísima???? Se sentirá así dar a luz a un niño/a? (es curioso porque esta persona estaba trabajando en la 1.5, aunque sin saber lo que eso significaba, y es precisamente la de las iniciativas relacionadas con la creación de obras/hijos? Eso indica que ha realizado una conexión perfecta. Está dando a luz a una obra creativa suya).

Regresamos al Monte St. Michel y agradecí por todo lo visto y vivido y pedí sabiduría a los maestros para interpretar, me dijeron “con el tiempo lo lograrás, visítanos más a menudo…”

1 comentario:

Jorge Jiménez Garavito dijo...

Soleika:

Gracias por compartir los avances y experiencias de quienes estamos trabajando la Alquimia Genética.

Hermoso texto, y acertadísimos comentarios que iluminan y conducen a quienes nos hemos dado esta oportunidad de crecer espiritualmente.

Besos y almabrazos estrujantes,

Jorge

Entradas populares